La Exhortación De Jesús Y Sus Apóstoles: Cómo Vivir Según Los Principios De Jesús

Jesús y sus apóstoles nos exhortaron a vivir nuestras vidas según sus principios. En Marcos 12:28-31 Jesús resumió estos principios en dos mandamientos fundamentales:

"Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tu mente y con todas tus fuerzas".

Y el segundo es semejante:

"Amarás a tu prójimo como a ti mismo".

Estos mandamientos guiaron a los primeros cristianos, y deben guiarnos hoy en día. Para aprender cómo vivir según los principios de Jesús, es importante leer, estudiar e interpretar la Biblia. La Palabra de Dios es una luz para nuestras vidas y nos dice cómo agradar a Dios y ser buenos cristianos.

Además de leer y estudiar la Biblia, los cristianos deben orar para recibir la sabiduría y la orientación necesarias para aplicar los principios de Jesús a nuestras vidas. Estamos llamados a seguir el ejemplo de Jesús, a imitarlo y a amar a Dios y a nuestro prójimo como Él lo ha hecho.

Una forma de vivir según los principios de Jesús es tratar a los demás con amor y respeto, como haría Cristo. Esto significa que no debemos juzgar a los demás, ser orgullosos o egoístas, o mostrar intolerancia y soberbia hacia ellos.

Otra forma de vivir según los principios de Jesús es liberarnos de actitudes y acciones pecaminosas como la ira, la avaricia, el egocentrismo o la codicia. Debemos tratar de controlar nuestras emociones, evitar el juicio prematuro y cultivar la bondad de espíritu.

Otros principios de Jesús incluyen contribuir a hacer el bien para aquellos a quienes servimos, desearles el bien, compartir nuestros talentos para ayudar a los demás, amar a nuestros enemigos, buscar la justicia a través de la humildad y la misericordia y hacer todas las cosas con pureza de corazón.

Finalmente, los principios de Jesús también incluyen un fortalecimiento de nuestra relación con Dios mediante la oración, el estudio de la Palabra y la práctica de la adoración. Este proceso nos permite desarrollarnos espiritualmente, mantener la Fe y encontrar consuelo en momentos de dificultad.

Índice
  1. 🔴*VENCIENDO LA CARNE* | Dr. Armando Alducin. Predicaciones, estudios bíblicos.
  2. 10 secretos de la Biblia que la iglesia no quiere que sepas. El DoQmentalista, documentales.
  3. ¿Cuáles son los principios básicos de Cristo?
  4. ¿Qué podemos aprender de la vida de los apóstoles?
  5. ¿Cómo era la vida de Jesús y sus apóstoles?
  6. ¿Qué enseñanzas de Jesucristo te compro meterías en vivir?
  7. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Qué principios bíblicos nos habría dejado Jesús para vivir mejor?
    2. ¿Cómo podemos obedecer las exhortaciones y mandamientos de los apóstoles?
    3. ¿Cómo podemos aplicar los principios y enseñanzas de Jesús en nuestras vidas diarias?
    4. ¿Cómo la oración y el estudio de la Biblia nos ayudan a llevar una vida cristiana según los principios de Jesús?
    5. ¿Qué ejemplos nos han dado los apóstoles para vivir como Cristo nos exhortó?
  8. Conclusión

🔴*VENCIENDO LA CARNE* | Dr. Armando Alducin. Predicaciones, estudios bíblicos.

10 secretos de la Biblia que la iglesia no quiere que sepas. El DoQmentalista, documentales.

¿Cuáles son los principios básicos de Cristo?

Los principios básicos de Cristo son los principios bíblicos que forman el fundamento de la fe cristiana. Estos principios se encuentran en los ensenamientos de Jesucristo y de otros personajes bíblicos. Estos principios incluyen:

Amor: El amor es el tema central en el mensaje de Jesús. Jesús dijo: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todas tus fuerzas" (Mateo 22:37). Jesús también enseñó a sus seguidores a amar a su prójimo como a sí mismos, destacando la importancia del amor incondicional para las relaciones humanas.

Fe: La fe es otra parte importante de los principios básicos de Jesús. Jesús enseñó a sus discípulos que deberían tener fe en Dios para recibir milagros y bendiciones. Él enseñó que la fe puede mover montañas y vencer todas las dificultades.

Perdón: El perdón es otro principio importante enseñado por Jesús. En la parábola del hijo pródigo, Jesús enseñó a los seguidores que el perdón es el mejor camino para restaurar una relación rota. Jesús también enseñó que el perdón puede ser extendido incluso a aquellos que nos hicieron daño.

Humildad: El principio de la humildad es uno de los aspectos más importantes del mensaje de Jesús. Él enseñó que el orgullo y la soberbia llevan a la ruina, mientras que la humildad lleva al honor. Jesús mismo actuó con humildad al servir a los demás y pasando por la crucifixión.

Obediencia: Jesús enfatizó la obediencia a Dios como el mayor mandamiento para los seguidores de Cristo. Él enseñó que los verdaderos cristianos seguirían los mandamientos de Dios con devoción, sin cuestionar.

Servicio: El servicio es otro principio importante enseñado por Jesús. Él enseñó que la preocupación por los demás es más importante que el propio bienestar. De esta manera, Jesús mostró a sus seguidores el valor del servicio desinteresado.

Estos son algunos de los principios básicos enseñados por Cristo. Estos principios proporcionan la base sobre la cual se construye la fe cristiana y los valores morales. Es importante que los seguidores de Cristo intenten vivir de acuerdo con estos principios para vivir vidas felices y significativas.

¿Qué podemos aprender de la vida de los apóstoles?

Los apóstoles son personajes clave para estudiar la vida de Jesús. Sus experiencias y trayectoria nos ayuda a entender la misión que recibimos como cristianos. A continuación, te compartimos algunas lecciones que se pueden aprender de la vida de los apóstoles:

Humildad: Los discípulos de Jesús mostraron humildad en todos los sentidos, desde su obediencia a la ley hasta su servir como siervos al Señor. Reconocieron sus defectos y trataron de mejorar su comportamiento. Esto nos enseña que debemos mantener nuestras motivaciones siempre dirigidas hacia Dios y no prestar atención a los honores terrenales.

Ama a tu prójimo: Un aspecto sobresaliente de la vida de los apóstoles es su amor altruista a todos. Trataban a todos sus seguidores con respeto, incluso a aquellos que no creían en él por completo. Esto nos muestra que el verdadero amor es generoso y desinteresado, y que debe ser dirigido hacia todos, sin importar quiénes sean.

Confianza: Los apóstoles confiaron totalmente en Jesús y en sus intenciones. Estaban dispuestos a arriesgar su vida para llevar a cabo la misión de proclamar el evangelio de Jesús. Esta confianza enmarca un ejemplo para los cristianos que debemos tener fe inquebrantable y tener la certeza de que Dios proveerá para nosotros.

Compasión: Los apóstoles fueron capaces de demostrar compasión a la multitud que los rodeaba. Veían a cada individuo como una persona única y preciosa, capaz de recibir el mensaje de salvación. Esta actitud nos enseña a comprender a los demás, con sus buenos y malos momentos, sus fortalezas y debilidades, y a tener misericordia unos con otros.

Despojarse del yo: Los apóstoles mostraron la importancia de despojarse de sí mismo, de dejar de lado los sentimientos egoístas y centrarse en las necesidades de los demás. Esto nos enseña que debemos esforzarnos por servir a otros con humildad y compasión.

En definitiva, la vida de los apóstoles representa un ejemplo de pureza y obediencia fiel a Dios. La humildad, el amor, la confianza, la compasión y el desapego del yo son todas lecciones fundamentales que podemos aprender para seguir sus pasos.

¿Cómo era la vida de Jesús y sus apóstoles?

La vida de Jesús y los apóstoles era una vida repleta de amor, fe, devoción, misericordia y compasión. Jesús decidió tejer su camino con la gente más necesitada, los pobres, los enfermos y los desamparados. Él eligió a 12 hombres normales como sus apóstoles para que le ayudaran a predicar el evangelio y extender la palabra de Dios.

Caminó por Galilea: Después de su bautismo, Jesús inició su ministerio en Galilea para "anunciar el año de amor del Señor" (Lucas 4:18-19). Se trasladó a Decápolis, Perea y Judá para anunciar el evangelio. Durante su ministerio, Jesús realizó milagros increíbles, como multiplicar el pan y los peces, sanar a los enfermos y resucitar a los muertos.

Enseñó a sus apóstoles: Después de elegir a sus doce apóstoles, Jesús les enseñaba acerca de los mandamientos de Dios y sus caminos de justicia. En varias ocasiones, Jesús dio instrucciones particulares a sus discípulos para que cuidaran a los enfermos, alimentaran a los hambrientos y proclamaran el evangelio.

Compartió la Cena del Señor: La Última Cena fue un momento muy especial para Jesús y sus apóstoles. Como preparación para el evento, Jesús lavó los pies de sus discípulos y les pidió que hicieran lo mismo. Después de la cena, Jesús bendijo el pan y el vino, y los partió entre sus discípulos, símbolo de comunión con Dios que duraría hasta el fin de los tiempos. Esa misma noche, Jesús también instituyó dos sacramentos (el bautismo y la eucaristía).

Oró con sus apóstoles: Muchas veces, Jesús se retiraba con sus apóstoles a orar. Él les mostraba la importancia de mantener una relación íntima con Dios Padre. También les enseñaba acerca de la oración perseverante, y les aconsejaba orar sin cesar.

Viajó y predicó: Durante su ministerio, Jesús se dirigió a varios países, incluyendo Jerusalén, Jericó y Cesarea. En todas partes, él predicó el amor de Dios y el perdón de los pecados. A menudo sanaba a la gente y realizaba milagros.

Sufrió y murió por nosotros: El mayor sacrificio de Jesús fue su muerte en la cruz. Esta fue la demostración más grande de su amor hacia nosotros y el cumplimiento perfecto de la voluntad de Dios.

Resucitó de entre los muertos: La resurrección de Jesús es la culminación de su ministerio. Su resurrección confirma que él es el Mesías, el Salvador y el Dios todopoderoso, y nos da esperanza y vida eterna.

¿Qué enseñanzas de Jesucristo te compro meterías en vivir?

Jesucristo fue un maestro de enseñanzas vitales que se fundamentaban en la compasión, el amor a los demás y el mantenimiento de la esperanza en momentos difíciles. Sus enseñanzas tienen la intención de mejorar nuestras vidas tanto espiritual como personalmente, siendo principios que te ayudan a ser una mejor persona en tu vida diaria.

Estas son algunas de las enseñanzas de Jesucristo que debemos tomar en cuenta para lograr valores que nos permitirán vivir una vida significativa:

  • Amar y respetar a los demás. El mandamiento más importante de Jesús fue el de “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”, es decir, amar a Dios sobre todas las cosas, pero también amar a los demás como a nosotros mismos. Debemos respetar y amar a los demás sin importar su apariencia, credo, religión o condición social.
  • Vivir en armonía y paz. De acuerdo a las enseñanzas de Jesús, debemos reconciliarnos con Dios y con todos aquellos con los que hayamos tenido desavenencias. Debemos buscar la concordia con todos, solucionando los conflictos con tenacidad, serenidad y respeto, para lograr la paz interior y exterior.
  • Confiar en la Providencia de Dios. También, nos enseña que debemos confiar en Dios y en sus planes, aunque muchas veces no entendamos los motivos. Así como la fe nos ayuda a ver la luz en los tiempos obscuros, la confianza en Dios nos permite comprender su divina providencia, y nos ayuda a seguir adelante con esperanza.
  • Finalmente, práctica la humildad. Nos enseña a no sentirnos superiores a los demás, sino más bien a ser humildes y agradecidos por las bendiciones que recibimos. No hay que olvidar que somos criaturas finitas e imperfectas, frente a un ser supremo que nos otorga gracias infinitas.

Al emplear estas enseñanzas en nuestra vida cotidiana, podemos alcanzar la felicidad y la satisfacción espiritual, con la certeza de que Dios nos rodea siempre con su amor y misericordia. Es por eso que invito a todos a seguir las sabias y extraordinarias enseñanzas de Jesucristo para alcanzar una vida feliz y plena.

Preguntas Relacionadas

¿Qué principios bíblicos nos habría dejado Jesús para vivir mejor?

Jesús nos dejó una serie de principios y enseñanzas bíblicas que nos permiten vivir mejor. Estos principios son los más destacados en la santísima Biblia, sin embargo hay muchos otros que nos han llegado a través del Evangelio.

Si queremos tener éxito al canalizar nuestra vida basándonos en los principios de Jesús, entonces debemos conocerlos y ocuparlos como norte dentro de nuestro día a día. Estos principios nos ayudarán a mejorar nuestras acciones y comportamientos frente a Dios y a nuestro prójimo.

Echemos un vistazo a algunos principios destacables enseñados por Jesús:

  • 1. Amar a Dios sobre todas las cosas: La Biblia declara claramente que el amor a Dios es el principio más importante. No es por casualidad que Jesús enseñó a sus seguidores este principio primario para vivir mejor (Mateo 22:37).
  • 2. Amar al prójimo: El segundo mandamiento más grande es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22:39). Esto significa que debemos mostrar compasión, bondad, misericordia y respeto a aquellos que estén a nuestro alrededor.
  • 3. Buscar la justicia: Uno de los principios más destacables es buscar siempre la justicia en nuestras relaciones. La Biblia dice: "Sed justos y rectos siempre" (Deuteronomio 16:20). Esto significa que no debemos llevar a cabo acciones injustas o inadecuadas hacia los demás.
  • 4. Perdonar: Jesús también nos enseñó que de vez en cuando hay que perdonar a nuestros hermanos y hermanas cuando hay conflicto. Él mismo nos enseñó a rogar a Dios: "perdónanos nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden" (Mateo 6:12).
  • 5. Orar a Dios con frecuencia: Jesús enseñó a sus discípulos sobre la importancia de orar a Dios. Él mismo ejemplificó la necesidad de orar por medio de su relación con el Padre Celestial.
    La palabra de Dios nos enseña que no hay nada mejor que llevar una vida guiada por los principios que Jesús nos ha enseñado. Estos principios nos ayudarán a vivir una vida feliz, llena de amor, paz y satisfacción.

¿Cómo podemos obedecer las exhortaciones y mandamientos de los apóstoles?

Obedecer a los apóstoles puede parecer algo complicado, pero es algo importante para ser cristianos. La mejor forma de cumplir con las exhortaciones y mandamientos de los apóstoles es leyendo y estudiando la Biblia, ya que en ella podemos encontrar los principios de la fe cristiana y el ejemplo de los apóstoles.

Además, es importante orar y buscar el consejo de Dios para guiarnos en nuestro camino. Pedirle a Dios dirección y fuerza para obedecer Sus mandamientos de amor. Si lo hacemos, Dios no sólo nos dará la gracia para hacer lo que es correcto, sino que también nos dará la paz de saber que estamos viviendo según Sus propósitos.

Una manera más concreta de lograr obedecer la exhortación y mandamiento de los apóstoles es la siguiente:

  • Leer diariamente la Biblia, para así mantener nuestra mente enfocada en lo que Dios nos ha mandado.
  • Permanecer en oración, agradeciéndole a Dios por la dirección que nos da y pidiéndole ayuda para cumplir con Sus mandamientos.
  • Participar en una comunidad cristiana, buscando compañerismo y consejería sobre cómo obedecer a Dios.
  • Finalmente, vivir una vida centrada en Cristo, buscando establecer relaciones saludables. Esto nos ayudará a estar más conscientes de las necesidades de los demás y nos guiará cada vez más en nuestro camino de obediencia a los mandamientos de Dios.

En definitiva, obedecer las exhortaciones y mandamientos de los apóstoles es algo que requiere dedicación, disciplina y compromiso, pero que traerá grandes bendiciones a nuestras vidas. Siguiendo a Dios con un corazón humilde, podremos encontrar Su guía todos los días para vivir una vida plena bajo Su amor.

¿Cómo podemos aplicar los principios y enseñanzas de Jesús en nuestras vidas diarias?

Jesús nos enseñó muchas cosas, y todos somos responsables de poner en práctica lo que aprendimos. La vida cristiana no está completa sin vivir y aplicar los principios y enseñanzas de Jesús. Aquí hay algunas formas en que podemos hacerlo:

Amar a Dios por encima de todas las cosas
Jesús nos enseñó que debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, toda nuestra alma y toda nuestra mente. Esto significa que debemos darle prioridad a Dios sobre todas las cosas en nuestras vidas. Debemos buscar su permiso antes de hacer cualquier cosa y llevarlo a cabo en obediencia a Él.

Amar a los demás como a nosotros mismos
Otra gran lección que nos enseñó Jesús es amar a los demás como a nosotros mismos. Nuestra relación con Dios debe ser reflejada en el amor que tenemos por los demás. Necesitamos tratar a los demás con compasión y amor incondicional, como lo haríamos con nosotros mismos.

Servir a los demás
Jesús nos animó a servir a otros como Él nos sirvió. Debemos buscar maneras de ayudar a los demás y servirlos sin esperar nada a cambio. Si todos practicamos una forma u otra de servicio, nuestro mundo mejoraría drásticamente.

Vivir una vida de oración
Otra forma de seguir los principios y enseñanzas de Jesús es vivir una vida de oración. Debemos aprender a comunicarnos con Dios en la oración y orar por los demás también. Debemos orar con confianza, fe y verdadero arrepentimiento de nuestros pecados.

Seguir los mandamientos de Dios
Jesús nos dijo que debemos seguir los mandamientos de Dios y obedecer sus palabras. Debemos leer su Palabra para descubrir su verdad y obedecer sus mandamientos. Esto significa no sólo evitar el pecado, sino también seguir los principios y valores que nos ha enseñado.

Compartir el Evangelio con otros
Jesús nos enseñó que debemos compartir el Evangelio con los demás. Debemos estar dispuestos a compartir el mensaje de salvación que viene del Señor con todos aquellos que le rodean. Esto significa que debemos amar a los demás de tal manera que quieran escuchar acerca de Jesús y el amor que Dios tiene para ofrecerles.

¿Cómo la oración y el estudio de la Biblia nos ayudan a llevar una vida cristiana según los principios de Jesús?

La oración y el estudio de la Biblia son el fundamento de la vida cristiana. Al orar a Dios, nos conectamos con Él y recibimos dirección de Su Palabra. Al leer Su Palabra, conocemos sus principios y cómo debemos aplicarlos a nuestras vidas. La oración y el estudio de la Biblia nos ayudan a llevar una vida cristiana según los principios de Jesús de varias maneras:

1. Nos motivan a ser mejores.
La oración y el estudio de la Biblia nos inspiran para ser mejores personas y mejores cristianos. Nuestros corazones se transforman cuando pasamos tiempo en oración y al estudiar la Palabra de Dios. Cuando dedicamos tiempo a estas dos cosas, nos movemos más allá de lo que esperamos de nosotros mismos y vivimos según los principios de Jesús.

2. Fortalecemos nuestra fe.
A través de la oración y el estudio de la Biblia, obtenemos una perspectiva diferente sobre los problemas de la vida. Aprendemos a percibir todas las situaciones bajo la luz de Dios y a confiar en Él por encima de todo. Adquirimos una firmeza en nuestra fe que nos impulsa hacia el cumplimiento de los principios de Jesús.

3. Ayudan a llevar una vida sana.
La oración y el estudio de la Biblia nos ayudan a llevar una vida sana, no solo física, sino también mental y espiritualmente. Dios nos da fuerzas para vencer los desafíos que se nos presentan y nos guía ao desarrollar relaciones saludables con los demás. Al meditar en Su Palabra y orar a Él, somos motivados a vivir una vida según los principios de Jesús.

¿Qué ejemplos nos han dado los apóstoles para vivir como Cristo nos exhortó?

Los apóstoles de Jesús fueron testigos de su vida, enseñanzas y milagros desde una perspectiva personal. Por ello, fueron los primeros en identificar y compartir los principios que Jesucristo quiso que vivamos.

Amor y servicio: El Señor nos llama a amar a nuestros prójimos como nos amamos a nosotros mismos. Los apóstoles nos invitan a servir a otros como el mismo Jesús sirvió a quienes le rodeaban (Mateo 20:28).

Humildad y arrepentimiento: Durante su ministerio, Jesús exhortó a sus discípulos a tener conciencia de su pecado y arrepentirse de acuerdo a la Palabra de Dios (Marcos 1:15). Los apóstoles aprendieron de esto y predicaron a sus oyentes una vida de humildad y arrepentido (Hechos 2:38).

Comunión: La comunión es una parte importante de nuestra vida cristiana. Los apóstoles nos exhortan a congregarnos juntos para adorar a Dios regularmente (Hebreos 10:25). Esto es algo que nos recuerda lo importante que es el trabajo corporativo en la iglesia.

Obediencia a los mandamientos: Los apóstoles enfatizaron la necesidad de seguir los mandamientos de Cristo y su Palabra (Mateo 28:20). Esto significa obedecer la Ley de Dios para cada uno de nosotros.

Compasión y misericordia: Los apóstoles nos han recordado que es necesario tener misericordia, como Dios nos ha tenido a nosotros. La compasión es parte esencial de un testimonio cristiano verdadero. A través de la misericordia demostramos el amor de Dios a los demás (Lucas 6:36).

Paciencia y perseverancia: El fruto del Espíritu Santo incluye paciencia y perseverancia. Los apóstoles nos exhortan a ser pacientes en todas las circunstancias y no perder la esperanza (Romanos 5:3-4). Esto requiere que tengamos una actitud paciente incluso en las situaciones difíciles.

En definitiva, los apóstoles nos han guiado para vivir de acuerdo a la voluntad de Dios. Cada una de estas áreas nos recuerda la importancia de mantener un corazón dispuesto a seguir el ejemplo de Jesús. Así es como podemos vivir plenamente como Cristo nos exhortó.

Conclusión

Como cristianos, debemos seguir los principios de Jesús y vivir una vida que esté centrada en Él. Jesús y sus apóstoles nos exortaron a vivir una vida virtuosa, que incluye:

  • Amor al prójimo: Debemos tratar a todos sin importar su origen o si estamos de acuerdo con ellos.
  • Respeto a Dios: Debemos honrar y obedecer a Dios y a Sus mandamientos.
  • Compasión: Demostremos compasión y misericordia para con los demás.
  • Servicio: Busquemos servir a Dios y a nuestros semejantes con amor y bondad.

En conclusión, como discípulos de Jesús, debemos reflejar Su ejemplo y vivir según los principios que Él nos enseñó: amor al prójimo, respeto a Dios, compasión y servicio. Al hacerlo, podemos vivir de acuerdo con la voluntad de Dios y ser una bendición para aquellos que nos rodean.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir