Argumentos Del Nuevo Testamento Para El Diezmo: ¿qué Nos Enseña La Biblia Sobre Dar?

El Nuevo Testamento señala claramente que los creyentes deben ser generosos y dadivosos con sus bienes. La Biblia nos enseña que debemos dar a otros, tanto materialmente como espiritualmente, por amor a Cristo y por el deseo de ministerio a los demás. Estas prácticas son una expresión visible de la vida cristiana.

El versículo de la Biblia más conocido acerca del tema del diezmo es Mateo 5:42:
"Dad a los que piden; no apaguéis el Espíritu". Esta cita confirma la idea bíblica de que debemos compartir nuestros bienes con los necesitados.

Otra parte clave del Nuevo Testamento para el tema del diezmo es 2 Corintios 9:7: “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, o por obligación, porque Dios ama al dador alegre”. Este versículo destaca la gratitud y la alegría que debemos sentir al compartir lo que tenemos con los demás. No importa cuánto demos, sino que nuestro regalo sea hecho alegremente.

Otros versículos que muestran lo que nos enseña la Biblia sobre dar incluyen:

  • Marcos 12:41-44: Jesús da un ejemplo de cuán profunda y fielmente deberíamos dar.
  • Hechos 20:35: Pablo exhorta a los creyentes a compartir sus recursos.
  • 1 Tesalonicenses 5:11-15: Pablo instruye a los cristianos a dar con generosidad.
  • Romanos 12:13: Pablo llama a los creyentes a ser generosos con los demás.
  • Hebreos 13:16: Debemos ayudar a los pobres, a los enfermos y a los extraños.
Índice
  1. Pastor PROTESTANTE quiso retar al PADRE LUIS TORO y se llevo una sorpresa
  2. Armando Alducin - Si la salvación no se pierde ¿cómo explica Hebreos 6? - Enlace TV
  3. ¿Qué dijo Jesús sobre el diezmo en el Nuevo Testamento?
  4. ¿Qué dice el apóstol Pablo del diezmo?
  5. ¿Por qué debemos dar el diezmo?
  6. ¿Cuál fue la actitud de nuestro Señor hacia el diezmo véase Lucas 11 42?
  7. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cómo trata el Nuevo Testamento el concepto de diezmar?
    2. ¿Cuales son las bendiciones prometidas por Dios para quienes diezman?
    3. ¿Podemos aplicar el concepto de diezmar a los días actuales?
    4. ¿Qué diferencia hay entre el diezmo bíblico y los modernos métodos de recaudación de fondos?
    5. ¿Qué nos enseña la Biblia acerca del propósito correcto del diezmo?
  8. Conclusión

Pastor PROTESTANTE quiso retar al PADRE LUIS TORO y se llevo una sorpresa

Armando Alducin - Si la salvación no se pierde ¿cómo explica Hebreos 6? - Enlace TV

¿Qué dijo Jesús sobre el diezmo en el Nuevo Testamento?

Jesús habló varias veces sobre el diezmo en el Nuevo Testamento, pero su objetivo no era imponer una obligación a los seguidores de la fe cristiana. En lugar de eso, Jesús enfatizaba cómo el diezmo puede ser un acto de adoración verdadera a Dios:

  • Mateo 23:23 - "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque dais el diezmo de la menta, del anís y del comino, y habéis desatendido lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Debíais practicar estas cosas, sin omitir aquéllas".
  • Lucas 2:37 - "Y fue conocida por toda la nación de los judíos, pues por todas las regiones circunvecinas era divulgada la fama de estas cosas. Y María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón".
  • Lucas 11:42 - "Mas ¡ay de vosotros, fariseos! Porque diezmáis la menta, y el eneldo, y el comino, y habéis dejado lo más grave de la ley: la justicia, la misericordia, y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar aquello".

Jesús enfatizó que el diezmo no debía ser una carga para la gente, sino una práctica que debemos hacer con gozo, para demostrar nuestro amor por Dios por encima de todas las cosas. El mismo propuso una solución para el problema de los fariseos, al decir:

  • Mateo 7:12 - "Así que, todas las cosas que quieran que los hombres les hagan, así también háganles ellos; porque en esto consiste la ley y los profetas".

De esta manera, Jesús nos animó a dar con generosidad, centrándonos en hacerlo como un acto de amor y adoración a Dios, no como una obligación. Al dar con alegría, recibiremos muchas bendiciones de parte del Señor.

¿Qué dice el apóstol Pablo del diezmo?

En la Biblia, el apóstol Pablo habla mucho sobre el diezmo de manera positiva como un medio para honrar a Dios. Según el Nuevo Testamento, Pablo animaba a los seguidores de Cristo a dar generosamente para el avance del evangelio. Él hizo un llamado a darlo todo sin reservas, y particularmente el diezmo jugó un papel importante en esta exigencia.

El diezmo es la práctica de entregar el 10% de nuestros ingresos a una iglesia, organización benéfica u otra causa de beneficencia. El apóstol Pablo animaba al mismo principio, invitando a los seguidores de Cristo a usar la cantidad del diezmo como un medio para restaurar a aquellos que tenían poco y para ayudar a aquellos menos afortunados que estaban sufriendo de las necesidades básicas.

Gálatas 6:6 dice: “Cada uno debe prácticar la verdad con el prójimo de tal forma que los demás vean sus buenas obras, y glorifiquen a Dios”. En otras palabras, el diezmo no es solo una práctica religiosa, sino que también es un medio para glorificar a Dios; y el mejor modo de hacerlo es dando una cantidad fija de nuestros ingresos para que otros puedan beneficiarse de ello.

Pablo también escribió en 1 Corintios 16:2: “Cada primer día de la semana que cada uno de ustedes guarde algo, según haya prosperado”. Esta palabra clave (prosperado) significa que uno no debe hacerse cargo de más de lo que realmente pueda dar. Por lo tanto, si nuestros ingresos son limitados, entonces el diezmo también debe ser limitado para que podamos cumplir con nuestros otros compromisos financieros.

Además, Mateo 23:23 enfatiza: “Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos hipócritas! Paguen a Dios su debido, es decir, el diezmo que deben dar”. Este pasaje indica claramente que Dios espera que a Él se le pague lo que se le tiene debido, es decir, el diezmo. Dios permitió que alguna parte del dinero de Sus seguidores fuera para Su obra a través del diezmo.

Por lo tanto, cada creyente debe considerar dar un diezmo de sus ingresos como un acto de adoración y fe, y para mostrar su agradecimiento a Dios por todas las bendiciones que recibe. Al hacerlo, también ayudamos a otras personas a mejorar sus vidas, honramos a Dios, y nos acercamos más a Él.

• Entregar el 10% de nuestros ingresos a una iglesia, organización benéfica u otra causa de beneficencia.
• Usemos el diezmo como un medio para restaurar a aquellos que tienen poco.
• Cada creyente debe considerar el diezmo como un acto de adoración y fe.
• Sean generosos cuando se trata de dar, de acuerdo a la prosperidad que hayan recibido.
• No debemos hacernos cargo de más de lo que realmente podamos dar.
• Pagar a Dios lo que se le tiene debido: el diezmo.

¿Por qué debemos dar el diezmo?

Dar el diezmo es un mandamiento de Dios, y una forma de mostrar Nuestro Señor nuestro amor, reconocimiento y alabanza. Es una expresión de adoración a Dios. Muchas veces nos cuesta entender el propósito del diezmo, pero, en realidad, es un regalo muy especial que debemos dar a Dios.

Aquí hay algunas razones por las que debemos dar el diezmo:

• Para compartir nuestras bendiciones. Dar el diezmo no sólo significa dar dinero, sino también dar gracias. Al darnos cuenta de que todas nuestras bendiciones provienen de Dios, es vital que le demos gracias a Él, entre otras cosas, dando un diezmo.

• Para seguir el ejemplo de Jesús. Jesús mandó a los discípulos a dar el diez por ciento, y también lo hizo Él mismo. Este gesto fue una muestra de su obediencia a la ley de Dios.

• Para hacer un compromiso con Dios. Cuando damos un diezmo, nos estamos comprometiendo a algo: estamos reconociendo Dios como Señor de nuestras vidas. Esto significa que tenemos la disposición de seguir Sus mandamientos y hacer Su voluntad.

• Para ayudar a extender el Reino de Dios. El diezmo se utiliza para ayudar a la iglesia a cumplir su misión de llevar el evangelio a todo el mundo. Los donativos proporcionan las herramientas necesarias para que la iglesia pueda cumplir su cometido.

En última instancia, dar el diezmo es una forma de ser obediente a Dios y profundizar nuestra relación con Él. Es una expresión de amor y gratitud a Dios por todos Sus beneficios. Por lo tanto, debemos dar el diezmo voluntariamente, sin presión, de corazón.

¿Cuál fue la actitud de nuestro Señor hacia el diezmo véase Lucas 11 42?

En Lucas 11:42 Jesús muestra su actitud hacia el diezmo. Jesús dijo: “Ay de vosotros, fariseos y maestros de la ley, porque pagáis la diezma de la hierbabuena, del anís y del comino, y descuidáis las cosas más importantes de la ley, como la justicia, el amor y la fe”. Esta fue una clara advertencia para los fariseos que estaban obsesionados con detalles minoritarios y no se preocupaban por las enseñanzas más importantes de la ley. Jesús les recordó que buscar la justicia, el amor y la fe es muchísimo más importante que pagar el diezmo.

Jesús no estaba pidiendo a los fariseos que renunciaran al diezmo, sino que insistía en que deben tener una perspectiva global de las normas de la Ley de Moisés. Dios dice en Malaquías: “Traed todos los diezmos al granero, para que haya alimentos en Mi casa, y probadme ahora en esto”. Jesús les recordó a los fariseos que el diezmo no era suficiente para ser aceptado por Dios, sino que era necesario vivir de acuerdo a la Ley, practicando la justicia, el amor y la fe.

De esta forma vemos que la actitud de nuestro Señor hacia el diezmo fue de enfatizar la necesidad de tener una perspectiva de esta Ley completa, asegurando que incluyeran en su vida la práctica de los principios básicos de la justicia, el amor y la fe.
Esperamos alcancemos esta misma actitud al momento de asumir nuestras obligaciones con relación al diezmo.

Preguntas Relacionadas

¿Cómo trata el Nuevo Testamento el concepto de diezmar?

El Nuevo Testamento es claro acerca del diezmo. En la época bíblica, Diezmar era práctica común en el mundo Judío y consistía en la donación de una porción de los ingresos de una persona a Dios. En el Nuevo Testamento se nos anima a diezmar a Dios como una expresión de adoración. Por ejemplo, Mateo 6:21 dice: "Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón". Esta cita nos recuerda que nuestro tiempo, talento y treasuras pertenecen a Dios.

Es importante recordar que el diezmo es un tema en el cual debemos ser obedientes al Señor, no importa lo que otros digan. La adoración perfecta involucra entregar nuestros recursos a Dios voluntariamente con gratitud y alegría. El Señor sabe lo que necesitamos y nos invita a confiar en Él.

A continuación hay un listado de cómo el Nuevo Testamento trata el concepto del diezmo:

  • Mateo 9:37-38: “Entonces él dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros. Por lo tanto, pidan al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo».
  • Hechos 4:34-35: “Y no había entre ellos necesitado, porque todos los que poseían tierras o casas las vendían, y traían el precio de lo vendido y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se distribuía a cada uno conforme a su necesidad”.
  • 2 Corintios 9:7: “Dada la libertad de todos para contribuir en proporción a sus bienes, no hace falta que nadie más ordene qué cantidad deben dar”.

¿Cuales son las bendiciones prometidas por Dios para quienes diezman?

En la Biblia, Dios promete bendiciones inimaginables para aquellos que diezman. Hay numerosas referencias de Dios mostrando Su agradecimiento por la obediencia de Su pueblo al aceptar diezmar de aquello que les había dado.

Las bendiciones prometidas a los que diezman son:

  • Abrecíamiento: En Malaquías 3:10-11, Dios promete abrir las ventanas de los Cielos mientras se diezma, con la promesa de derramar sobre nosotros bendiciones, tanto en lo espiritual como en lo material.
  • Bendición financiera: También en Malaquías 3:10 leemos que nos será devuelta una sólida reposición de todo lo que hemos estado diezmando a Dios. Esta reposición es mucho más de lo que hemos entregado, y al mismo tiempo, nos da la seguridad de que Dios nos proveerá lo que necesitamos.
  • Bendición espiritual: El salmista dice que diezmando haremos crecer la obra de Dios en el mundo, lo que significa que el resultado de nuestro diezmo será un avivamiento de la fe de nuestra iglesia (Salmo 8:112).
  • Bendición familiar: Quienes diezman tendrán sus hogares guardados por la protección de Dios. Él los bendecirá a ellos y a sus hijos con bienestar, y su familia crecerá con la ayuda de Dios (Malaquías 3:12).

Esas son algunas de las bendiciones prometidas a quienes diezman. Si somos fieles al Señor al diezmar, Él nos bendecirá abundantemente en nuestras finanzas, en nuestras relaciones familiares y en nuestras vidas espirituales.

¿Podemos aplicar el concepto de diezmar a los días actuales?

La respuesta es sí, y aquí te explicamos todo acerca del diezmo en los días actuales. El concepto del diezmo proviene directamente de la Biblia. En Levítico 27:30 se lee: “Un diezmo de todo el producto de la tierra, tanto de la semilla de la tierra como del fruto de los árboles, pertenecerá a Jehová; es cosa consagrada a Jehová.”

Este pasaje nos explica que Dios exigía darle un diezmo a él en agradecimiento por las bendiciones recibidas. Esta práctica era común entre los judíos y los cristianos que vivían durante la época de Jesús.

Ahora bien, ¿significa esto que debemos seguir la misma norma de diezmar hoy en día? La Biblia también nos proporciona una respuesta a esta pregunta. En 1 Corintios 16:2, nos da instrucciones acerca de cómo debemos diezmar: “En cada iglesia, cada uno ponga aparte lo que había propuesto ofrecer, guardándolo, para que después de haber llegado yo, no se hagan entonces colectas”.

Entonces, es evidente que el diezmo sigue siendo algo importante para la fe cristiana hoy en día. Aunque la manera en cómo se realiza el diezmo hoy en día puede ser diferente dependiendo de la congregación, el hecho de que la gente diezme aún existe. Aquí hay algunos consejos sobre cómo practicar el diezmo en los días actuales:

  • Dedica una cantidad fija de tu ingreso para diezmar
  • Comienza con solo un porcentaje pequeño y aumenta gradualmente si es posible
  • Coloca tu diezmo en una cuenta separada para recordar que es para el Señor
  • Siempre ofrece tu diezmo con alegría y corazón agradecido

Diezmar no solo es un don financiero para la iglesia, ¡sino también un acto de adoración! Diezmar es una forma de hacer un compromiso con el Señor para adorarlo con nuestros recursos materiales. Al hacerlo, estamos dando testimonio de nuestro amor y confianza en Dios.

Así que cuando piense en diezmar, recuerde que no se trata únicamente de dinero; se trata de honrar a Dios demostrando nuestra devoción a él. Es una práctica antigua que todos los cristianos deberían considerar para mantener una vida espiritual con miras al futuro.

¿Qué diferencia hay entre el diezmo bíblico y los modernos métodos de recaudación de fondos?

El diezmo bíblico es un concepto históricamente referido y conocido como medio de contribución de la Fe Cristiana, que consiste en ofrendar el diez por ciento (10%) de nuestras ganancias a Dios. Esta práctica surge de los mandamientos de Dios a sus seguidores para ofrecer un sacrificio de agradecimiento por todo lo que les había dado, además de para contribuir al sostenimiento de la misión de la iglesia.

Por otro lado, los modernos métodos de recaudación de fondos son desarrollados por las organizaciones cristianas como una forma de obtener el apoyo financiero necesario para el funcionamiento de la misma. Dichos métodos no son directamente Analizados ni tienen respaldo bíblico, aunque se obedecen los mismos principios de ofrendar y contribuir para el cumplimiento de la Misión establecida.

¿Qué nos enseña la Biblia acerca del propósito correcto del diezmo?

La Biblia nos enseña mucho sobre el correcto propósito del diezmo. Según la Sagrada Escritura, el diezmo fue establecido por Dios como un medio para que el ser humano simbolice su amor hacia Él. El diezmo es un recordatorio de que Dios es el creador de todas las cosas y que el ser humano reconoce Sus bendiciones sobre él o ella. El diezmo también es una forma de agradeciéndole a Dios por lo que Él ha provisto y por la prosperidad que le ha concedido.

El propósito correcto del diezmo según la Biblia es el siguiente:

  • Agradecer a Dios por Sus bendiciones.
  • Fortalecer nuestra fe en Dios.
  • Mostrar nuestro aprecio por Dios.
  • Servir a Dios con obediencia.
  • Recordarnos que todas las cosas vienen de Dios.
  • Estar dispuestos a ofrendar y a compartir nuestras bendiciones con otros.

Además de lo mencionado anteriormente, el diezmo es una forma de demostrar nuestra lealtad a Dios, así como una manera de dejar un legado de nuestra gratitud hacia Él. El diezmo también nos recuerda lo importante que es para nosotros adorar y glorificar a Dios y que Él es el único que nos puede proveer todos los bienes materiales y espirituales. Finalmente, el diezmo nos enseña que somos responsables de compartir el mensaje de salvación de Dios con aquellos que aún no lo conocen.

Conclusión

En conclusión, el Nuevo Testamento nos enseña que el diezmo es un mandamiento bíblico al cual debemos someternos. Por lo mismo, la Biblia nos insta a otorgar nuestra primicia o “primer fruto” como una ofrenda espiritual y práctica, para glorificar a Dios y contribuir al avance de Su Obra. Estas bendiciones nos impulsan a dar con generosidad, no solo financiera sino también espiritualmente, para así:

  • Mostrar nuestro amor y agradecimiento a Dios con nuestros recursos.
  • Aportar una parte de nuestra abundancia a aquellos que menos tienen.
  • Establecer una relación de confianza con Dios a través de nuestras ofrendas.
  • Demostrarle a Dios que estamos dispuestos a ser obedientes a Sus principios.

Por tanto, la Biblia nos exhorta a que demos con fidelidad y alegría, porque Dios continúa bendiciéndonos abundantemente y El mismo dice en Malaquías 3:10: "Traed todos los diezmos al alfolí, para que haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde".

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir