El Ocultismo En La Biblia: ¿Qué Dice La Palabra De Dios?

La Biblia nos habla sobre el ocultismo en muchas partes. Desde fechas bíblicas hasta los peligros y consecuencias del seguimiento de los caminos ocultistas, Dios nos avisa de sus terribles resultados para que tomemos precauciones al respecto.

Dios condena el ocultismo: La Palabra de Dios es clara. Él condena el ocultismo. En Deuteronomio 18:10-13, dice:

“No practiques la hechicería ni la adivinación, la astrología, la interpretación de signos ni la magia. No te vuelvas a los que evocan espíritus ni consulten a los espíritus de los muertos. Me repugna todo eso. Guárdate bien de hacer esas cosas, no sea que te desvíes para hacer lo malo a los ojos de Yavé tu Dios”.

Dios advierte acerca de las consecuencias del ocultismo: Las escrituras también nos advierten sobre las consecuencias del ocultismo. Levítico 19:31 afirma:

"No te volverás a los espíritus mediums ni a los adivinos. Al hacerlo, te harás aborrecible a Yavé tu Dios". Si uno sigue este camino, ¡podría estar poniendo en riesgo su relación con el Señor!

Caminos alternativos a seguir:
• Encuentra tu guía espiritual sólo en Dios.
• Busca la dirección divina en tu vida a través de la oración y la lectura diaria de la Palabra.
• Mantén tu confianza en el Señor con fuerza y ​​leyendo la Biblia.
• Busca el consejo de otros creyentes saludables y comprometidos con la Palabra de Dios.
• No caigas en la trampa de entrar en conversaciones con personas ocultistas.

Dios nos ha dado en Su Palabra la dirección que necesitamos para mantenernos alejados de la tentación del ocultismo. Si queremos reforzar nuestra relación con Él, debemos seguir sus consejos y evitar todo tipo de prácticas ocultistas.

Índice
  1. SÍMBOLOS SATÁNICOS EN LOS HOGARES - PARTE 1 Conócelos!
  2. El Libro De Enoc Excluido De La Biblia Cuenta La Verdadera Historia De La Humanidad
  3. ¿Cuáles son las referencias bíblicas que hablan del ocultismo?
  4. ¿Qué enseña la Biblia acerca de los prácticas de adivinación y hechicería?
  5. ¿Cómo se aplica el decálogo al ocultismo y sus creencias?
  6. ¿Cómo se aplica el decálogo al ocultismo y sus creencias?
  7. ¿Qué consecuencias trae asociarse a actividades relacionadas al ocultismo?
  8. ¿Cómo podemos identificar si alguna actividad es parte del ocultismo?
  9. Conclusión

SÍMBOLOS SATÁNICOS EN LOS HOGARES - PARTE 1 Conócelos!

El Libro De Enoc Excluido De La Biblia Cuenta La Verdadera Historia De La Humanidad

¿Cuáles son las referencias bíblicas que hablan del ocultismo?

El ocultismo es un tema muy complejo, pero la Biblia nos da algunas referencias que hablan de él. Según los escritos sagrados, el ocultismo es prácticas ajenas a la palabra de Dios; en consecuencia, se considera como un acto de desobediencia hacia el Señor y sus mandamientos.

A continuación, te presentamos algunas referencias bíblicas que hablan del ocultismo:

  • Levítico 19:31: "No te volverás a los encantamientos ni a la adivinación, ni a la hechicería".
  • Deuteronomio 18:10-12: "No se hallará en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos".
  • Isaías 8:19-20: "Y si alguno da oído a las palabras de este librito, y les añade su tributo de reverencia y honor, diciendo: 'Voy a consultar a los que evocan los espíritus y a los adivinos, que musitan y aseguran su historia', Jehová de los ejércitos responderá respecto a tal gente: 'Es cosa que ellos desearon, y no volverán a ella'".
  • Hechos 19:19: "Muchos de los que habían practicado artes mágicas trajeron sus libros y los quemaron en presencia de todos. Calculando el precio de ellos, llegaron a la cantidad de cincuenta mil piezas de plata".

Estas son algunas de las referencias bíblicas que nos hablan sobre el ocultismo. Dios no se complace en estas prácticas y nos pide que no caigamos en ellas. La Biblia es clara al respecto y nos llama a vivir una vida consagrada a nuestro Señor Jesucristo, sirviéndolo con alegría y amor.

¿Qué enseña la Biblia acerca de los prácticas de adivinación y hechicería?

La Biblia contiene una advertencia clara contra las prácticas de adivinación y hechicería. En Deuteronomio 18: 10-12 explícitamente se prohíbe la adivinación, la astrología, el espiritismo, el uso de amuletos, el uso de magia, el buscar consejo de los muertos, y otros ritos relacionados a la hechicería.

Esto debido a que todas estas prácticas no son de Dios, sino que se relacionan a las creencias paganas y al maligno. La adivinación y la hechicería constituyen actos de desobediencia a Dios y un rechazo de su influencia en la vida de una persona.

Los actos de adivinación y hechicería están prohibidos en la Biblia, e incluso aquellos que recurran a ellas quedarán en pecado ante la vista de Dios.
Además, la Biblia nos describe la muerte de Sceva en Hechos 19:13-16, refiriendo este incidente como un claro ejemplo de la verdad de que los actos de adivinación y hechicería no agradan a Dios.

Por todo lo anterior, la enseñanza bíblica sobre estas prácticas es clara desde un principio: no debemos participar en ninguna forma de adivinación o hechicería. No hay manera de justificar el involucrarse en cualquiera de estas actividades, ya que violamos nuestra fe, al mismo tiempo que dañamos nuestro testimonio cristiano.

Algunas cosas que la Biblia nos dice sobre la adivinación y la hechicería son:

  • No recurras a estas prácticas, pues son obras del diablo y son desagradables para Dios.
  • Se prohíbe toda forma de adivinación o hechicería.
  • Cualquier práctica relacionada con la adivinación o la hechicería es contraria a la voluntad de Dios.
  • Nuestra confianza debe estar en Dios y no en el uso de la magia, los amuletos u otros elementos similares.
  • Cuando somos tentados a recurrir a la hechicería, debemos recordar la voluntad de Dios como se encuentra expresada en Su Palabra.

Las Escrituras nos enseñan que los actos de adivinación y hechicería pueden ser resistidos con la armadura de Dios. Debemos permanecer firmes y fieles a la Palabra de Dios, y no ofrecer algún lugar al pecado ni a las prácticas proscritas. Las promesas de Dios para aquellos que se mantienen fieles son abundantes, y estamos exhortados a confiar en Él y en Su Palabra.

¿Cómo se aplica el decálogo al ocultismo y sus creencias?

El Decálogo, también conocido como los Diez Mandamientos, es un conjunto de principios morales y religiosos que encontramos en la Biblia, dentro del libro del Éxodo y sobre los cuales está basada la religión judía.

Este conjunto de mandamientos tiene un alcance mucho más universal que el ámbito de la religión judía, pues se han aplicado hasta el día de hoy como principios fundamentales básicos para vivir en armonía y respetar las reglas de coexistencia que nos ayudan a lograr un mejor entendimiento como individuos, como comunidades y como nación.

Estos mandamientos también son importantes para los creyentes cristianos, ya que ellos mismos los consideran como parte de la Palabra de Dios.

¿Cómo se aplica el decálogo al ocultismo y sus creencias?

Para entender cómo se aplica el decálogo al ocultismo es necesario entender primero qué es el ocultismo. El ocultismo es un conjunto de conocimientos y prácticas relacionados con lo desconocido, generalmente relacionado con temas como la magia, la brujería, el tarot, la astrología y otros temas similares.

Estas prácticas se consideran contrarias a la religión cristiana, ya que no solo cuestionan las creencias cristianas, sino que también van en contra de algunos de los principios del Decálogo.

Primer Mandamiento: No tendrás dioses ajenos delante de mí. El primer mandamiento del Decálogo es claro en este punto: no debemos adorar a dioses ajenos a Dios. La adoración a los ídolos, espíritus o fuerzas no divinas es una forma de idolatría que va en contra de los principios de la religión cristiana. La creencia en criaturas míticas o en fuerzas sobrenaturales también es contraria al cristianismo, y el Decálogo prohíbe tal actividad.

Segundo Mandamiento: No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano. El segundo mandamiento nos recuerda que debemos tomar el nombre de Dios con reverencia y respeto. Es incorrecto usar el nombre de Dios para mentir, engañar, maldecir o conjurar fuerzas sobrenaturales. También es importante recordar que no debemos usar el nombre de Dios como una muletilla, o sea, usarlo sin pensar.

Tercer Mandamiento: Santificarás el día de reposo. El tercer mandamiento nos exhorta a dedicar un día a la semana para descansar y dedicarse a la adoración de Dios. Esto es particularmente importante para aquellos que practican una religión monoteísta, como el cristianismo.

Cuarto Mandamiento: Honra a tu padre y a tu madre. El cuarto mandamiento nos recuerda respetar y honrar a nuestros padres. Esto nos ayuda a recordar que debemos obedecer y respetar las autoridades y la sabiduría de aquellos que nos han precedido.

Quinto Mandamiento: No matarás. El quinto mandamiento nos recuerda que tomar la vida de otra persona es una de las cosas más inmorales que podemos hacer. Esta es una creencia básica en la mayoría de las religiones, y el Decálogo nos lo recuerda.

Sexto Mandamiento: No cometerás adulterio. El sexto mandamiento nos recuerda que debemos ser fieles a la persona con la que nos hemos comprometido. El adulterio es un pecado grave, y el Decálogo nos recuerda que no debemos tomar en vano el compromiso que hemos hecho ante Dios de ser fieles a nuestro cónyuge.

Séptimo Mandamiento: No hurtarás. Cuando hablamos del séptimo mandamiento nos referimos a que tenemos que respetar los bienes materiales de los demás. Debemos evitar tomar lo que no nos pertenece, ya sea con la intención de robar o de aprovecharnos de la situación de otra persona.

Octavo Mandamiento: No dirás falsos testimonios. El octavo mandamiento nos recuerda que debemos ser honestos al hablar con los demás. Es importante no mentir ni engañar a los demás con nuestras palabras o acciones.

Noveno Mandamiento: No codiciarás. El noveno mandamiento nos recuerda que no debemos codiciar lo que no nos pertenece. Esto nos ayuda a recordar que no debemos tener deseos desmedidos por el dinero, las posesiones o el poder de otros.

Décimo Mandamiento: No codiciarás la casa de tu vecino. El décimo mandamiento nos recuerda que no debemos codiciar la propiedad de los demás. Debemos estar contentos con lo que tenemos y respetar los dere

¿Qué consecuencias trae asociarse a actividades relacionadas al ocultismo?

Asociarse con el ocultismo puede traer graves consecuencias, tanto para quienes lo practican como para aquellos que son testigos de él. El ocultismo puede implicar la realización de rituales de magia negra y hechicería para generar resultados deseados.

Esta actividad pone al individuo en una situación de peligro, donde se expone a fuerzas espirituales malignas, las cuales inducirán o promoverán la pecaminosidad y el pecado.

Además de llevar a los participantes a la iniquidad espiritual, el ocultismo también puede provocar daño físico, mental y emocional. Estas consecuencias incluyen:

  • Sudor frío
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Enfermedades incurables
  • Aislamiento social
  • Abuso de sustancias
  • Conductas suicidas

Otra consecuencia negativa es el establecimiento de relaciones malsanas o abusivas con seres demoníacos. Aquellos que se asocian con el ocultismo a menudo experimentan miedo, confusión e incluso dependencia de las cosas que involucran. Estas personas se ven arrastradas a la adoración de ídolos, el culto de falsos dioses y la manipulación para el mal.

Todos aquellos que se involucran en actividades relacionadas al ocultismo corren el riesgo de alejarse de Dios y perder la vida eterna. La Escritura nos advierte que "ninguna criatura será útil al hombre si éste se priva de la gloria de Dios" (Romanos 3: 28). Por lo tanto, evitar el ocultismo es la mejor opción para preservar nuestra salud espiritual.

¿Cómo podemos identificar si alguna actividad es parte del ocultismo?

El ocultismo se relaciona con el área de supersticiones y prácticas místicas que van en contra de los principios y enseñanzas bíblicas. Es importante estar alerta para poder identificar si una actividad es o no ocultista, ya que sus prácticas están muy lejos de lo que Dios nos pide.

Algunas de las prácticas que se clasifican como ocultismo son:

  • Adoración o reverencia a otros dioses aparte de Dios.
  • Usar amuletos, tarot, adivinación y astrología.
  • La brujería, el espiritismo, hechicería.
  • Magia, leyendas y mitos.

Es importante mantener la mente alerta cuando una actividad tiene estas características porque como se mencionó anteriormente, el ocultismo va en contra de los principios bíblicos. La adoración a otros dioses, la adivinación, la magia y el culto a los muertos son claramente contrarios a lo que dice la Palabra de Dios.

Por ejemplo, en Deuteronomio 18:9-12 está escrito:

“Cuando entres en la tierra que el Señor tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado entre ti quien haga pasar por fuego a su hijo o a su hija, ni practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni encantador, ni el que consulte a los muertos”.

No debemos de dejar que estas prácticas formen parte de nuestras vidas, sino más bien debemos buscar la guía y dirección de Dios mediante oración. Él nos dará la mejor forma de discernir la verdad y así evitar caer en la tentación de lo ocultismo. La Biblia nos enseña que debemos confiar en Dios y desconfiar de la influencia de Satanás.

Conclusión

Al considerar la relación entre el ocultismo y la Biblia, es importante destacar que, según la Palabra de Dios, el ocultismo no es compatible con el creyente cristiano. En su libro "Principios Bíblicos para vivir", el Dr. Charles Stanley expone los siguientes principios:

1. Nadie debe consultar a un médium. La Biblia prohíbe claramente la práctica del espiritismo. Deuteronomio 18:10-14 condena severamente la consulta a médiums. Éxodo 22:18 también hace referencia a esta prohibición.

2. En la Biblia nos exhortan a no dar crédito a la magia. Gálatas 5:20 advierte contra los que practican la magia y Hechos 8:9-25 describe los intentos de Simon Magus de comprar el poder de la Iglesia. Del mismo modo, Deuteronomio 18:10-14 enumera esta forma de ocultismo como una abominación para Dios.

3. No hay lugar para el ocultismo en la vida cristiana. San Pablo nos exhorta en Colosenses 2:8 a desechar todas las formas de ocultismo, como los angeles caídos, la astrología, la adivinación, y toda forma de magia y hechicería. Esta versión también afirma que Cristo es el único que nos puede guiar.

En conclusión, el ocultismo y la Biblia son incompatibles. Aunque algunos pueden ver el ocultismo como una forma de entender mejor el mundo, la Biblia siempre nos aconsejará seguir el Señor y evitar todo lo que sea contrario a Su Palabra.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir