Conoce A Los Adventistas Del Séptimo Día

Los Adventistas del Séptimo Día son una iglesia cristiana que se basa en la lectura literal de la Biblia y cree que el sábado es el día de reposo de Dios. La iglesia fue fundada en el siglo XIX por un grupo de hombres que seguían el sábado, y creían que la observación del sábado era una parte esencial de su fe cristiana. Sus predicadores eran conocidos por enseñar la verdad bíblica y animar a sus oyentes a vivir de acuerdo con los principios de Dios.

Origen

Los adventistas del séptimo día nacieron en Estados Unidos de América, el 22 de octubre de 1863, cuando un grupo de protestantes reunidos en Washington decidió aceptar el sábado como el día de descanso. Estaban guiados por William Miller, el líder del movimiento del milenio, quien había explicado sus ideas a partir de la predicción de la segunda venida de Jesucristo.

Creación de la Iglesia

Los Adventistas del Séptimo Día estaban comprometidos con la idea de que cada creyente debía buscar la verdad bíblica por sí mismo. El 28 de mayo de 1863, aprobaron la Creación de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, la cual se fundó sobre el fundamento de la Biblia.

Enseñanzas Bíblicas

Los adventistas del séptimo día afirman que la Biblia es la única fuente de información acerca de Dios y la verdad. Por lo tanto, consideran que la Biblia es la única autoridad última para decidir lo que es correcto e incorrecto. Sus enseñanzas bíblicas incluyen:

  • La verdad de Dios y el Evangelio de Jesucristo.
  • El concepto bíblico de la santificación.
  • El regreso de Jesús a la Tierra.
  • Que el sábado (el séptimo día de la semana) es el día de descanso de Dios.

Valores Fundamentales
De acuerdo con el catecismo de los adventistas del séptimo día, hay seis valores fundamentales que deben ser practicados por los miembros de la iglesia para alcanzar la verdadera santificación. Estos son:

  • Amar a Dios más que a nada en el mundo.
  • Mantener una vida moral y recta.
  • Cumplir el llamado divino a servir a los demás.
  • Gastar tiempo y energía estudiando la Palabra de Dios.
  • Estar fielmente comprometido con la iglesia de Dios.
  • Compartir la fe con otros a través del testimonio.

Los Adventistas del Séptimo Día son una iglesia cristiana comprometida con la santidad, la verdad y el servir a los demás. Tiene un compromiso profundo con la verdad de la Biblia y cree que el sábado es el día de reposo de Dios. Al seguir estos principios y valores, los adventistas del séptimo día han sido llamados a compartir la maravillosa verdad y el amor de Dios con el mundo.

Índice
  1. ¿Qué son los Adventistas del Séptimo Día?
  2. ¿Cómo se llama el Dios de los adventistas?
  3. ¿Cómo se debe guardar el sábado Adventista?
  4. Preguntas frecuentes
    1. ¿Qué enseñan los adventistas del séptimo día sobre la Biblia y su interpretación?
    2. ¿Cuál es el papel que los adventistas del séptimo día atribuyen a la iglesia como instrumento para el evangelismo?
    3. ¿Qué principios bíblicos fundamentales guían a los adventistas del séptimo día en su práctica religiosa?
    4. ¿Cuál es el propósito de los adventistas del séptimo día al observar el sábado como día de descanso?
  5. Conclusión

¿Qué son los Adventistas del Séptimo Día?

Los Adventistas del Séptimo Día, también conocidos como “Adventistas”, son una denominación cristiana protestante cuyos miembros destacan la observancia del sábado como el día de reposo y adoración. Los adventistas mantienen también la creencia en la segunda venida de Jesucristo, y esta doctrina es profundamente arraigada en su fe y práctica.

Doctrinas básicas:

  • Creer en Dios: La Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo (Jesús) y Dios Espíritu Santo.
  • Creer en la Biblia: La Palabra de Dios que incluye los 66 libros del Antiguo y Nuevo Testamento.
  • Creer en el pecado y el arrepentimiento: Admitir abiertamente nuestra culpa por nuestros pecados y comprometernos a vivir de acuerdo a los principios de la palabra de Dios.
  • Creer en la Salvación por gracia: En Jesús como nuestro Salvador y Redentor, quien pagó nuestros pecados cuando murió en la cruz.
  • Creer en la segunda venida de Cristo: Que él regresará algún día para juzgar a los vivos y a los muertos.
  • Honrar al séptimo día: Observando el sábado como el día de reposo y de adoración.

Los Adventistas del Séptimo Día son parte del Movimiento de Reforma Protestante y están firmemente comprometidos con la Escritura y su mensaje. Comparten los mismos legados teológicos y espirituales con los demás grupos evangélicos y se preocupan por servir a otros y extender el amor de Cristo en todo el mundo. Debido a esto, muchos Adventistas del Séptimo Día son activistas en proyectos humanitarios tales como la limpieza de hospitales, apoyo a refugiados, ayuda a personas necesitadas, etc.

Los Adventistas del Séptimo Día están comprometidos a vivir una vida cristiana íntegra, basada en sus creencias fundamentales. Los invitan a conocer más acerca de su fe y descubrir cómo pueden unirse a ellos para avanzar juntos hacia un futuro mejor.

¿Cómo se llama el Dios de los adventistas?

El Dios de los adventistas se llama Jehová. Jeovah es el nombre que se encuentra en la Biblia, y es el nombre más comúnmente usado para referirse a Dios en el cristianismo adventista. Desde el principio de la historia, el pueblo de Dios ha usado el nombre Jehová para identificar a Dios. Esta fue una revelación divina, ya que el significado de su nombre se refiere a la creación de una relación especial entre Él y nosotros.

Jeová ha sido descrito como:

  • Todopoderoso
  • Sustentador del universo
  • Justiciero
  • Padre amoroso
  • Creador

A lo largo de la Biblia, hay algunas referencias a los nombres de Dios como Elohim, Adonai y Baal. Sin embargo, Jeová es el nombre que se usa con mayor frecuencia. Esto se debe a que indica una profunda relación entre Dios y el pueblo, y a que está cargada de significado. La palabra Jehová se traduce como “el que existe o siempre permanece”, lo que nos recuerda que el amor de Dios por nosotros siempre será fiel y duradero.

Los adventistas creen que Jehová es el único Dios verdadero, el Creador de todas las cosas, el Sustentador y Redentor de la humanidad. Él es espíritu y se comporta como Padre amoroso y Justiciero. Todos sus actos son motivados por la misericordia, el amor y la justicia. Puede transformar vidas de forma milagrosa y demostrar Su amor de maneras maravillosas, razón por la cual todos los cristianos adventistas lo adoran como único Dios.

¿Cómo se debe guardar el sábado Adventista?

El sábado es el día de reposo para los Adventistas. En primer lugar, es importante entender que el guardar el sábado no es una obra para ganar la salvación, ya que esta solo es posible a través del sacrificio precioso de Jesucristo.

El guardar el sábado es una señal que reconocemos la soberanía de Dios y que damos testimonio de nuestra fe en Él. Al dedicar el día a Dios refleja nuestro agradecimiento al haber nos creado y mantenido su relación con nosotros.

Guardar el sábado consiste en apartar el séptimo día para descanso, adoración e intimidad con Dios. Esto significa que:
1. Dedicamos la jornada entera al culto al Señor.
2. Evitamos trabajar o hacer cualquier labor no necesaria para el sustento.
3. Dedicamos el tiempo a la reflexión y la oración.
4. Evitamos aquellas actividades que interfieran con el espíritu del día.
5. Usamos el tiempo libre para una correcta recreación, pero evitando la vanidad y los excesos.

Dedicar el sábado al culto a Dios es una manera de demostrar que nuestro corazón está completamente entregado a Él. Será la manera de honrarlo y mostrarle nuestro amor y agradecimiento. El guardar el sábado de manera correcta nos ayudará a acercarnos a Él, conociendo mejor Su Palabra, Su carácter y Sus planes para nuestras vidas. ¡Que a través de nuestro obediencia sepamos expresarle el profundo amor que tenemos por Él!

Preguntas frecuentes

¿Qué enseñan los adventistas del séptimo día sobre la Biblia y su interpretación?

Los Adventistas del Séptimo Día creen firmemente en la Palabra de Dios y en que la Biblia es la única autoridad completa para el cristianismo. Por esta razón, enseñan que la interpretación correcta de la Escritura es un asunto serio y fundamental. La Biblia es la luz que nos lleva a la verdad, y los Adventistas se esmeran por ser prudentes y diligentes al interpretarla.

La Biblia como regla de Fe: Los Adventistas tienen como principio básico que la Biblia es la regla definitiva para el cristianismo, ya que nos informa sobre el carácter de Dios y cómo servirle. El Nuevo Testamento es nuestra mejor guía para vivir la vida cristiana, y el Antiguo Testamento ofrece un contexto histórico para entender lo que el Nuevo Testamento enseña.

Interpretación contextual: Los Adventistas reconocen que la Biblia no siempre dice exactamente lo mismo sobre un tema. Por eso tienden a evaluar sus lecturas a la luz de cada contexto específico. Esto les permite descifrar más a fondo el significado de un pasaje, ganando mayor comprensión de la Palabra de Dios.

Interpretación sistemática: Los Adventistas abordan la Biblia como un todo y buscan conectar los puntos entre los diferentes libros y temas. Esta perspectiva les brinda una imagen integral de la Palabra de Dios y les ayuda a evitar exageraciones en sus interpretaciones.

Interpretación espiritual: Los Adventistas disciernen la voz de Dios en la Biblia con el Espíritu Santo como su maestro. Al rezar al Espíritu Santo antes de leer la Escritura, logran profundizar en el mensaje de la palabra y encontrar la sabiduría divina para guiar sus vidas.

Puntos clave de la interpretación adventista de la Biblia:

  • La Biblia es la regla definitiva para el cristianismo.
  • Interpretar la Biblia contexto a contexto.
  • Abordar la Biblia como un todo.
  • Buscar discernir la voz de Dios con el Espíritu Santo como maestro.

En general, los Adventistas del Séptimo Día tienen un gran respeto y amor por la Biblia y buscan con fervor ponerla por encima de todas las opiniones humanas. A través de la oración, el estudio y la meditación, intentan obtener una mayor comprensión de la Palabra de Dios para que sea aplicada en sus vidas.

¿Cuál es el papel que los adventistas del séptimo día atribuyen a la iglesia como instrumento para el evangelismo?

Los adventistas del séptimo día atribuyen a la iglesia un papel fundamental en la propagación del evangelio. Esta es una comunidad de fe que cree que la iglesia debe estar a la vanguardia en la liberación y restauración de los seguidores de Cristo. Para alcanzar este fin, los adventistas del séptimo día destacan varios aspectos:

  • Compromiso con el discipulado misionero. La iglesia es el lugar donde la gente encuentra formación bíblica, recibe orientación espiritual y servicio a otros para prepararse para llevar el evangelio al mundo.
  • Liderazgo pastoral. Los líderes de la iglesia deben guiar a sus feligreses para que proclamen el evangelio a los demás. El compromiso debe trasladarse desde el templo hasta la calle.
  • Actitud de servicio. La iglesia debe servir a aquellos que no conocen a Jesucristo, alentándolos a entrar en una relación verdadera con Él. Esto significa desprenderse de los privilegios y trabajar arduamente para alcanzar a aquellos que anhelan libertad espiritual.
  • Modelo de evangelismo comunitario. La iglesia no debe limitarse a ser un centro de adoración, sino que debe llevar a los seguidores de Jesús a involucrarse en el contexto social para llevar el evangelio a todos los rincones del mundo.

Es importante reconocer que la iglesia es un instrumento clave para propagar el evangelio y liberar a los creyentes de la opresión de los pecados del mundo. Para los adventistas del séptimo día, la iglesia debe ser un lugar donde cada miembro reciba apoyo para llevar el evangelio al mundo.

¿Qué principios bíblicos fundamentales guían a los adventistas del séptimo día en su práctica religiosa?

Los adventistas del séptimo día tienen su fundamento en principios sencillos y muy concretos que encontramos en la Biblia. Estos principios les guían en su práctica religiosa y los ayudan a vivir de acuerdo con el mensaje de los Evangelios.

Uno de los principios bíblicos fundamentales es la observancia del sábado como un día sagrado. Los adventistas del Séptimo Día consideran al sábado como un símbolo de la creación y un recordatorio de que Dios nos ha dado un día para descansar. Por lo tanto, durante toda la semana los miembros de esta iglesia dedican un tiempo a Dios, dedicando el sábado a honrar al Creador con el tiempo de descanso de las actividades normales.

Otro principio bíblico fundamental es el empleo de la ayuda mutua. Este principio es exactamente lo que dice: compartir nuestros recursos para ayudarnos unos a otros. Muchas veces, esta ayuda consiste en palabras de aliento y consuelo. Los adventistas del Séptimo Día entienden que somos más fuertes cuando nos unimos.

Los principios bíblicos fundamentales también incluyen la practica de la misericordia. Esto significa que estamos llamados a amar a nuestro prójimo como nos amamos a nosotros mismos y a tratar a los demás con respeto y bondad, compartiendo generosamente nuestra bondad y bendiciones con otros.

Finalmente, los principios bíblicos fundamentales que rigen la práctica religiosa de los adventistas del Séptimo Día incluyen la hospitalidad. Esto significa que nos reunimos para compartir nuestras alegrías y tristezas, ofreciendo un refugio seguro y cariñoso a aquellos que buscan consuelo. La hospitalidad también significa abrir nuestras puertas para recibir a aquellos que tienen necesidades, siendo generosos con nuestro tiempo, talentos y recursos.

¿Cuál es el propósito de los adventistas del séptimo día al observar el sábado como día de descanso?

Los adventistas del séptimo día ven en el descanso del Sábado un elemento esencial para la vida y creen que ese descanso es un mandamiento divino que nos fue dado por Dios. Se trata de una parte fundamental de nuestros principios de fe y es una oportunidad para la reflexión y la adoración a nuestro creador.

El propósito profético del descanso sabbatino para los adventistas del séptimo día es el de ser una señal especial que identifica al pueblo de Dios. Siguiendo esta norma podemos demostrar nuestra lealtad a Él y comprometernos con su pacto.

Es así como el sábado surge como un privilegio, una bendición y una señal de pertenencia a Dios. Observar el Sábado como día de descanso no es más que cumplir con uno de los más relevantes mandamientos dados por Dios a su pueblo. No se trata de una imposición masiva o de una obligación arbitraria, sino de una necesidad espiritual de vernos rodeados de la presencia de Dios durante un día especial para recordar lo que Él ha hecho por nosotros.

Así mismo el descanso sabático es una forma práctica de testificar que somos hijos obedientes de Dios y un contraste frente al mundo. Al celebrarlo podemos recordar que los detalles de su verdad son importantes para Él.

Aquellos que somos adventistas del séptimo día, celebramos nuestra fe y promovemos la adoración a Dios como un acto diario, pero ese mismo respeto hacia nuestro Creador nos lleva a dedicarle el séptimo día, el día específico que designó para descansar y guardar santo.

Con el descanso sabático buscamos vivir un estilo de vida incluyente para celebrar la misericordia, gracia y bondad de Dios. Este es el propósito intencional de los adventistas al observar el Sábado:

  • Testificar de nuestra lealtad y fe en Dios.
  • Demostrar nuestra obediencia a Sus mandamientos.
  • Ser un ejemplo para diferenciarnos del mundo.
  • Recordar sus misericordias y gracias a diario.

Al observar el descanso sabático estamos honrando la naturaleza de Dios como un reflejo de su amor y potestad, lo cual es parte integrante de la vida cristiana de los adventistas del séptimo día.

Conclusión

Los Adventistas del Séptimo Día son parte importante de la Iglesia Cristiana Evangélica. Esta iglesia se enfoca en el estudio profundo de las Escrituras y se dedican a difundir las buenas nuevas de Jesucristo. Los Adventistas del Séptimo Día creen firmemente que el séptimo día de la semana, que es el sábado, es el día santo que fue ordenado por Dios en el Monte Sinaí para ser un día de descanso, según lo indica Éxodo 20:8-11. También están comprometidos con la práctica de la vida cristiana según las Escrituras.

Los adventistas del séptimo día son una comunidad global y creyentes de todas las razas y culturas. Están enfocados en el propósito de proclamar el evangelio a los pueblos de todos los países y comparten un profundo amor y devoción por su Señor y Salvador, Jesucristo.

En conclusión, los Adventistas del Séptimo Día tienen como propósito principal el estudio de las Escrituras, mantener el día de descanso ordenado por Dios, el sábado, practicar una vida cristiana según los principios de la Biblia y proclamar el evangelio a los pueblos de todos los países. Por lo tanto, los adventistas del séptimo día representan una comunidad de fe fuerte y comprometida que comparte un profundo amor y devoción hacia Jesucristo.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir