Todo Está Permitido, Pero No Todo Es Provechoso: Eligiendo Lo Mejor Para Nuestra Vida Cristiana

¿Qué significa "Todo está permitido, pero no todo es provechoso"? Esta frase bíblica, tomada de 1 Corintios 10:23, nos dice que incluso como cristianos tenemos la libertad de elegir lo que queremos hacer con nuestras vidas.

Sin embargo, también nos recuerda que debemos escoger cuidadosamente lo que hacemos, ya que aunque algo sea legal, eso no necesariamente significa que sea lo mejor para nuestra relación con Dios. Por esta razón, como cristianos, debemos poner la gloria de Dios por encima de todas las cosas y hacer nuestro mejor esfuerzo para glorificarlo en todo lo que hacemos.

Entonces, ¿cómo elegimos lo mejor para nuestras vidas? Una forma es preguntarnos si una cosa nos ayudará a cumplir el propósito de glorificar a Dios o nos pondrá limitaciones. Para ilustrar esto, aquí hay algunas áreas en nuestras vidas cristianas donde debemos evaluar nuestros deseos y acciones:

  • Estudio Bíblico: ¿Estamos leyendo, meditando y estudiando las Escrituras con la intención de conocer mejor a Dios y su voluntad para nuestras vidas?
  • Oración: ¿Estamos buscando tiempo personal para hablar con Dios cada día?
  • Adoración: ¿Estamos utilizando nuestro tiempo para adorar, exaltar y alabar a Dios?
  • Servicio:¿Estamos dedicando nuestro tiempo y energía a servir a otros con amor?

Cada vez que nos enfrentemos con elecciones sobre nuestros deseos y deseos, es importante preguntarnos: ¿esto me acercará a Dios y me ayudará a glorificarlo? Si no, entonces es mejor dejarlo pasar y elegir algo mejor que nos permita cumplir con nuestro propósito de glorificar a Dios.

Nuestro Señor Jesucristo nos dio una hermosa invitación a vivir una vida trascendente que nos acerque a Él: "Si me amas, guarda mis mandamientos" (Juan 14:15). Esta es una oportunidad maravillosa para vivir una vida llena de alegría, gozo y una profunda conexión con el Señor. Así que, como cristianos, debemos elegir lo mejor para nuestras vidas para llevar nuestras vidas a un nivel más alto, beneficiando a nosotros mismos y a otros.

Índice
  1. FORTALECE LO QUE ERES PARA MOVERTE HACIA LO QUE VIENE - Pastora Yesenia Then [Serie de discipulado]
  2. NUESTRA VIDA CRISTIANA: "JEHOVÁ AMA A LAS PERSONAS LIMPIAS"
  3. ¿Donde dice la Biblia que todo me es lícito pero no todo me conviene?
  4. ¿Qué nos dice Dios en 1 Corintios 6 19 20?
  5. ¿Que nos quiere decir 1 de Corintios 15 58?
  6. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cómo podemos saber cuál es el provechoso para nuestra vida cristiana?
    2. ¿Qué guías bíblicas nos proporcionan ayuda para tomar decisiones cristianas provechosas?
    3. ¿Cómo podemos entender mejor que todo lo que hacemos debe ser de provecho para nuestras vidas como cristianos?
  7. Conclusión

FORTALECE LO QUE ERES PARA MOVERTE HACIA LO QUE VIENE - Pastora Yesenia Then [Serie de discipulado]

NUESTRA VIDA CRISTIANA: "JEHOVÁ AMA A LAS PERSONAS LIMPIAS"

¿Donde dice la Biblia que todo me es lícito pero no todo me conviene?

En la Biblia, en el libro de 1 Corintios 6:12 se encuentra un principio muy importante: "Todo me es lícito, mas no todo conviene". Esto significa que hay ciertas cosas en la vida que son legales y permitidas por Dios o por la sociedad, pero que él sabe que no nos serían provechosas. Este pasaje nos enseña a tener discreción al momento de realizar nuestras acciones.

Aquí tenemos algunos ejemplos de lo que estamos exponiendo:

  • Es lícito apostar en los juegos de azar, sin embargo, Dios quiere que evitemos hacerlo ya que podemos perder grandes cantidades de dinero.
  • Es lícito consumir ciertos alimentos y bebidas que no son saludables, como las pizzas, los refrescos y el alcohol; sin embargo, el Señor quiere que consideremos cuidar nuestra salud para poder trabajar en nuestro propósito y bendición de acuerdo a su plan.
  • Es lícito hablar mal de alguien, sin embargo, la Palabra de Dios nos demanda una conducta obediente y que mostremos respeto hacia los demás como nosotros mismos quisiéramos recibirlo.

Si tomamos en cuenta este principio bíblico, nos ayudará a entender que hay algunas situaciones en la vida que tenemos el permiso de realizarlas, pero que es mejor evitarlas para no entrar en problemas. La Escritura nos enseña a pensar con sabiduría y a buscar el consejo divino antes de actuar.

Finalmente, es importante que entendamos que Dios usa su Palabra para formarnos como sus hijos, para que sigamos sus mandamientos y aprovechemos al máximo el don de la vida que Él nos ha dado. "Y no andemos como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente" (Efesios 4:17).

¿Qué nos dice Dios en 1 Corintios 6 19 20?

En la primera lectura de 1 Corintios 6: 19-20, nos encontramos con una importante enseñanza enfocada en las relaciones humanas. Esto es lo que Dios nos está diciendo:

"No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tienen la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? Y ¿qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?”

Estas palabras nos recuerdan que nuestra vida espiritual no puede mezclarse con actividades que sean contrarias a los principios cristianos. Significa que tenemos que vivir en un ambiente lejano del pecado, evitando todo aquello que pudiera dañar nuestra relación con Dios.

Las enseñanzas de Dios planteadas aquí son muy claras: debemos tener cuidado al elegir a nuestros amigos, asociados o compañeros laborales, ya que no debemos formar un lazo fuerte con aquellos que están alejados de él.

Esta orientación nos invita a mantenernos fieles a nuestras convicciones, mantener una relación saludable con los demás y servir a Dios con toda lealtad. Esto nos ayuda a vivir una vida honrada y recta, según lo que nos ha ordenado el Señor.

Además, para alcanzar la satisfacción interior debe evitarse el compromiso con el mundo, aquellas amistades que significan una influencia negativa en nuestra vida espiritual, así como aquellas actividades que nos distraen de nuestro verdadero propósito. Algunas de estas acciones son las siguientes:

  • Actos de violencia y pecaminosos.
  • Comportamientos impropios o immoralidad.
  • Negarse a seguir los principios de la Biblia.
  • Seguir tendencias que distorsionan la verdad.
  • Unirse a personas que están fuera del camino hacia la salvación.

Nosotros somos sirvientes de Dios, por lo tanto debemos buscar siempre su dirección y recordar que el Señor nos ha mandado a no mezclar lo justo con lo injusto. Esto significa que debemos librarnos de faltas, malos hábitos o inmoralidades que puedan dañar nuestra relación con Él.

¿Que nos quiere decir 1 de Corintios 15 58?

En 1 Corintios 15:58, la Biblia nos dice que debemos "estar firmes, constantes, siempre abundantes en la obra del Señor, sabiendo que nuestro trabajo en el Señor no es en vano". Esta escritura nos enseña la importancia de perseverar en nuestras buenas obras. Muchas veces podemos perder de vista el propósito de nuestro compromiso con Dios y podemos ser tentados a desanimarnos, pero esta escritura nos recuerda que la devoción a Dios no es algo trivial o una simple pérdida de tiempo.

El versículo nos exhorta a "estar firmes" como cristianos. Esto significa que debemos mantener nuestra fe, a pesar de las dificultades y los desafíos. Debemos mantenernos fieles al mensaje de Dios y al plan de salvación de Cristo. Significa que debemos estar preparados para enfrentar las luchas con valentía, sin ceder a la tentación de los placeres terrenales.

También, nos dice que debemos ser "constantes": no renunciar a nuestra fe cuando se presente el reto; mantener el mismo nivel de compromiso sin importar el costo. Debemos recordar que nuestra constancia, oraciones y acciones reflejan nuestro compromiso con Dios.

Finalmente, debemos "abundar en la obra del Señor." Esta frase indica la necesidad de realizar labores para Dios de manera proactiva y contribuir a su reino de cualquier forma que podamos. Esto incluye compasión, servicio, oración y evangelismo. Cuando nos dedicamos a hacer el bien, podemos aumentar el Reino de Dios aquí en la Tierra.

Preguntas Relacionadas

¿Cómo podemos saber cuál es el provechoso para nuestra vida cristiana?

En nuestra vida cristiana, es importante que tengamos un conocimiento básico de qué es provechoso para nosotros. Después de todo, ¿cómo podemos saber por nosotros mismos lo que es provechoso o no para nuestras vidas? La Biblia nos ofrece una guía práctica para determinar lo que es provechoso y lo que no lo es. La Palabra de Dios nos enseña que hay ciertas actividades, pensamientos y acciones que son provechosos para nuestras vidas cristianas (Filipenses 4:8).

Bajo la dirección del Espíritu Santo, podemos aprender a discernir lo que es provechoso para nosotros. Puede ser útil meditar en los siguientes versículos para adquirir un sentido más claro de la Palabra de Dios:

  • 2 Corintios 10: 5 - “Destruyamos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautiva toda imaginación a la obediencia de Cristo.”
  • Romanos 8: 6- “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.”
  • 1 Tesalonicenses 5: 21- “Examinadlo todo; lo bueno, retenedlo”.

Estos pasajes nos dicen que debemos tomar en cuenta todas las cosas que hacemos y pensamos, sometiéndolo a discernimiento bíblico. Esto significa poner nuestra vida a la luz de la Palabra de Dios, evaluar si nuestras actividades están alineadas a lo que Dios quiere para nosotros. Esto nos llevará a desechar aquellas cosas que sabemos que no son provechosas para nuestra vida cristiana, como la envidia, la codicia, la mentira, etc. (Gálatas 5:19-21).

De esta forma, será mucho más fácil determinar cuál es el provechoso para nuestra vida cristiana. Al estudiar la Palabra de Dios, obedecer sus mandamientos y dejar que su Espíritu nos dirija, avanzaremos hacia la vida espiritual que ha sido preparada para nosotros.

¿Qué guías bíblicas nos proporcionan ayuda para tomar decisiones cristianas provechosas?

Los creyentes cristianos buscamos siempre en la Palabra de Dios guías que nos orienten a tomar decisiones provechosas y sabias. La Biblia contiene diversas estrategias y principios para ayudarnos a encaminar nuestras decisiones en el camino correcto. Muchos pasajes bíblicos, si se leen desde una perspectiva cristiana, nos pueden proporcionar directrices concretas acerca de qué hacer antes de cometer una decisión irrevocable.

En primer lugar, la Biblia nos exhorta a buscar consejo de otras personas maduras en la fe que podamos confiar, como dicen los versículos Proverbios 11:14 y 15:22: “Sin consejo, los planes fracasan, pero con muchos consejeros se logran los propósitos”. Así mismo, es importante que busquemos refugio en la dirección de los pastores y maestros de la iglesia, quienes tienen un mayor grado de comprensión sobre las Escrituras que un cristiano común.

Otra guía bíblica importante para tomar decisiones cristianas provechosas es la oración. El Libro de Filipenses nos dice que debemos “tener siempre en oración” (4:6). Esto significa que debemos orar y comprometernos con Dios para buscar conocimiento y buen juicio. Al buscar discernimiento de la manera de Dios, estaremos listos para actuar cuando sea necesario, como dice el Salmo 119:105: "Tu palabra es una lámpara a mis pies y una luz a mi camino".

Un tercer punto de guía para la toma de decisiones provechosas bajo el enfoque cristiano es ejercitar el discernimiento. Una forma útil de practicar el discernimiento es prestar atención a las consecuencias que se derivan de nuestras acciones. Como dice Proverbios 12:15, el "el resultado de la conducta de los imprudentes es la desgracia". Para asegurarnos de seguir el camino correcto, debemos examinar cuidadosamente el curso que se nos presente antes de seguirlo.

Por último, hay que recordar que Dios está siempre dispuesto a guiarnos, y que Él realmente sabe detalladamente lo que es mejor para nosotros. Si mantenemos nuestra mente abierta a todos los mensajes de disposición que Dios envía y permitimos que su amor y su gracia sean la base de nuestras decisiones, entonces podemos estar seguros de tomar decisiones cristianas provechosas para nuestro futuro.

¿Cómo podemos entender mejor que todo lo que hacemos debe ser de provecho para nuestras vidas como cristianos?

Como cristianos, sabemos que todo lo que hacemos debe ser para el provecho de nuestras vidas. Si queremos comprender mejor esto, la primera herramienta a la que debemos recurrir es la Biblia. La Palabra de Dios en la Biblia nos proporciona las directrices necesarias para llevar una vida piadosa y entender qué es lo que debe ser de provecho para nosotros. Por ejemplo, algunos pasajes bíblicos nos enseñan que:

  • Debemos honrar a Dios con todas nuestras acciones: “Honra al Señor con tus riquezas y con las primicias de todos tus cosechas” (Proverbios 3:9)
  • Hemos de amar a los demás: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39)
  • No hay que afanarse por el dinero y los bienes materiales: “No amontones para ti tesoros en la tierra… sino busca primero el reino de Dios” (Mateo 6:19-33)
  • Tenemos que vivir con responsabilidad: “Cada uno debe llevar su propia carga” (Gálatas 6:5)

Por supuesto, la Biblia no solo nos ofrece consejos y lecciones para mejorar nuestras vidas como cristianos, sino también ejemplos de personas que han llevado una vida piadosa. Estos ejemplos nos ayudan a comprender mejor cómo hemos de actuar nosotros para que todo lo que hacemos pueda ser de provecho para nuestras vidas. Por ejemplo, podemos mirar a Jesucristo como el perfecto ejemplo de una persona que vivió para glorificar a Dios y sirvió a los demás con amor y generosidad.

Así, si queremos entender mejor cómo podemos llevar una vida que sea de provecho para nosotros como cristianos, la mejor forma de hacerlo es buscar orientación en la Biblia y tomar ejemplo de aquellos que han vivido una vida piadosa. Al hacerlo, podemos estar seguros de que todas nuestras acciones estarán guiadas por el Espíritu Santo para que así resulten de beneficio para nosotros.

Conclusión

En conclusión, hay demasiadas cosas permitidas que nos desvían del auténtico propósito para el cual nos ha creado Dios. Siendo cristianos, es importante recordar que los principios bíblicos establecen las bases de una vida piadosa apropiada. No todo lo que está permitido en nuestra cultura debe ser absorbido sin más, y debemos resistir la tentación de imitar el comportamiento del mundo. Al estudiar la Biblia, descubrimos que lo mejor para nosotros en términos de principios cristianos es:

  • Vivir con integridad y honestidad
  • Amar al prójimo como a uno mismo
  • Seguir los mandamientos de Dios
  • Mantener una vida devocional

Por lo tanto, hemos de elegir lo mejor para nuestra vida cristiana, evitando lo que no es provechoso para nuestro espíritu y manteniendo el foco en la verdad del Evangelio, que nos ofrece la salvación y el perdón. Esfuércense por resistir la tentación del mundo y alimenten su relación con Cristo con sinceridad y obediencia. De esta forma, podrán seguir fielmente a Dios y experimentar la abundancia de vida eterna que Él promete.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir