Los 15 Años: Una Oportunidad De Construirse Como Templo Para Dios

¡Los 15 años son una edad muy especial! Esta etapa de la vida está llena de posibilidades, es un momento en el que los jóvenes comienzan a tomar decisiones importantes acerca del futuro. Pero también es una oportunidad única para construirse como templo para Dios. ¿Cómo lograrlo?

Aquí te presentamos algunas ideas:

1. Conoce tu identidad en Jesucristo.
Es importante recordar que nuestra identidad está en Cristo, a él le pertenecemos. El quiere trabajar con nosotros y transformarnos para cumplir sus propósitos divinos. Así que, ¡empieza a descubrir quién eres para Dios mirando la Biblia!

2. Sé un cristiano de acción.
No sólo debemos Mostrar nuestra fe sino también actuar de acuerdo a ella. Esto significa que hay que vivir de acuerdo a los estándares morales de la Biblia, ser honestos, amables y respetuosos.

3. Participa en servicio y adoración.
La Escuela Dominical y los cultos nos ayudan a aprender, entender y obedecer a Dios. Participar en este tipo de reuniones, así como en otros programas de servicio de nuestra iglesia nos ayudará a crecer espiritualmente.

4. Desarrolla tu don.
Los jóvenes tienen muchos dones que compartir, como cantar, alabar, predicar, servir, etc. Dios nos ha dotado de talentos para que los usemos en beneficio de su reino. Entonces, ¿cómo usarás tu don para honrar a Dios?

5. Crece en la Palabra.
Para construirnos como templo para Dios tenemos que aprender y poner en práctica lo que la Palabra nos dice. Esto significa que constantemente debemos leer la Biblia para conocer la voluntad de Dios y seguirla fielmente.

Durante la adolescencia, todos pasamos por etapas difíciles y desafiantes; sin embargo, hay que tener en cuenta que esta etapa no sólo es una oportunidad para desarrollarse como personas sino también como templos para Dios. ¡Aprovela para ser luz en este mundo tan oscuro!

Índice
  1. Cómo empezar bien el año | Pres. Sandra y Daniel Gonzalez | Iglesia del Centro
  2. Año Nuevo proyecta tu vida | Padre Marcelo | Reflexion
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cómo podemos aprovechar los 15 años de nuestra vida para construirnos como un templo para Dios?
    2. ¿Cuáles son las bendiciones espirituales que una persona puede recibir al construirse como un templo para Dios a los 15 años?
    3. ¿Cómo la Biblia nos invita a prepararnos para convertirnos en un templo para Dios durante los 15 años de nuestra vida?
    4. ¿Qué pasa cuando nos preparamos para ser templos para Dios durante los 15 años de nuestra vida?
    5. ¿Qué desafíos hay al construirnos a nosotros mismos como un templo para Dios a los 15 años?
  4. Conclusión

Cómo empezar bien el año | Pres. Sandra y Daniel Gonzalez | Iglesia del Centro

Año Nuevo proyecta tu vida | Padre Marcelo | Reflexion

Preguntas Relacionadas

¿Cómo podemos aprovechar los 15 años de nuestra vida para construirnos como un templo para Dios?

Los primeros 15 años de nuestra vida son una etapa única en la que nos encontramos profundamente expuestos a la influencia de factores externos. Esta es la época perfecta para construirnos como un templo para Dios, el cual nos permita albergar el amor, la misericordia y la gracia de nuestro Señor Jesucristo.

Es en esta edad donde empezamos a tener un mayor contacto con nuestros compañeros de clase, familiares y vecinos, los cuales nos presentan diversos retos y aprendizajes para navegar sin naufragar. Por tanto, podemos comenzar la edificación del templo dedicando el corazón a Dios:

1. Medita en las Palabras de Dios: Habita tu corazón a Dios mediante la lectura de la Biblia, la cual contiene la palabra de Dios. Esto te ayudará a entender el fundamento de la fe cristiana que debemos seguir. Así mismo, la Biblia te ofrecerá un manual de instrucciones para vivir de manera correcta frente a los problemas que se nos puedan presentar durante nuestra vida.

2. Aprende a distinguir lo bueno de lo malo: La moral enseña a través de normas y mandamientos el bien y el mal. Durante este periodo de nuestra vida podemos conocer los principios morales de igualdad, respeto, compasión, honestidad, etc. para llevar una vida basada en los principios de Dios.

3. Cultiva una actitud de servicio: Servir a los demás nos ayuda a entender la grandeza de Dios, aquel que se rinde al servicio de los demás. Al prestar un servicio desinteresado a aquellos que nos rodean, practicamos la humildad y el amor que refleja el ejemplo de Jesús.

4. Participa en actividades espirituales: No existe edad para practicar la fe, participa en los cultos, reuniones, retiros situacionales, actividades juveniles, campamentos y otros acontecimientos espirituales en tu iglesia para desarrollar tu crecimiento cristiano.

5. Vive con responsabilidad: Siendo conscientes de lo que hacemos, decimos y pensamos, podemos obrar basándonos en la santidad de Dios, no alejándonos de Él ni de su palabra. Empezar a vivir con responsabilidad nos prepara para afrontar los desafíos que se nos presenten en la vida.

Si en algún momento nos equivocamos y nuestro templo se tambalea, recordemos que Jesús está ahí para restaurarlo. Por eso, no nos desanimemos y seamos conscientes de que nuestra fe y nuestra relación con Dios es constantemente un trabajo en proceso. Cultivar el templo que alberga a Dios durante la adolescencia nos permitirá construir una vida llena de amor, justicia y misericordia.

¿Cuáles son las bendiciones espirituales que una persona puede recibir al construirse como un templo para Dios a los 15 años?

Cuando una persona decide construirse como un templo para Dios desde los 15 años, obtiene distintas bendiciones espirituales. A continuación, describimos algunas de ellas que le ayudarán para mejorar su vida:

  • Ampliar la fe y la comprensión: Al acoger el amor de Dios en nosotros, la fe se amplía de manera que podemos llegar a entender mejor la Palabra de Dios y sus principios, así también como otros temas referentes a la religión cristiana.
  • Mucha Paz Interior: Vivir para Dios nos da la tranquilidad y la calma necesaria para enfrentar los problemas diarios. Esto nos da una mayor fortaleza y esperanza en nuestro camino espiritual.
  • Guías y Consejos Divinos: Cuando comenzamos el camino hacia la santidad, experimentamos una mejor relación con Dios, lo cual facilita que Él pueda orientarnos y guiarnos hacia la senda correcta.
  • Gran Compañía: Comenzar a vivir como un templo para Dios significa que tendremos la compañía constante de un ser superior cuyo amor guiará cada paso de nuestra vida.

Además de estas bendiciones espirituales, construirse como un templo para Dios a los 15 años

¿Cómo la Biblia nos invita a prepararnos para convertirnos en un templo para Dios durante los 15 años de nuestra vida?

La Biblia nos invita a prepararnos para ser templo de Dios durante los 15 años de nuestra vida de varias maneras. Si bien todos somos diferentes, hay 3 pasos principales que debemos tener en cuenta para prepararnos para convertirnos en el mejor lugar para el Señor:

1. Calidad de vida: Vivir una vida sana es un paso fundamental para ser un templo para Dios. Esto significa cuidar nuestro cuerpo, alimentándonos correctamente con una dieta saludable, haciendo ejercicio con frecuencia e intentando mantener relaciones saludables con nuestros seres queridos. También significa alejarnos de las cosas dañinas, como el alcohol, las drogas y la violencia. Al llevar una vida saludable, podemos estar más cerca de Dios y de nosotros mismos.

2. Lectura de la Biblia: Una forma importante de prepararnos para convertirnos en un templo para Dios es leer la Biblia diariamente. Esta lectura nos ayudará a conocer mejor a Dios, a comprender sus mandamientos y a tener una relación más profunda con Él. Durante la lectura de la Biblia, debemos esforzarnos por meditar en lo que estamos leyendo, para así entender mejor su mensaje.

3. Compromiso con Dios: El siguiente paso para convertirse en un templo para Dios es comprometerse con Él. Esto significa orar y adorar a Dios diariamente, pedirle perdón por los pecados y hacer un esfuerzo para prestar atención a su palabra. Asimismo, debe comprometerse con el estudio de la Biblia y tratar de abordar los problemas de la vida desde una perspectiva cristiana.

¿Qué pasa cuando nos preparamos para ser templos para Dios durante los 15 años de nuestra vida?

Cuando nos preparamos para ser templos para Dios durante los 15 años de nuestra vida, estamos aceptando la directiva de Dios de llevar una vida santa. Para poder seguir sus mandamientos y declararle nuestra lealtad, debemos convertirnos en limpiados interiores y exteriores. Solamente entonces habremos preparado un lugar especial para Dios, un templo espiritual que le sirva como hogar para mostrar su gloria a través de nosotros.

Aquí hay algunas cosas que debemos hacer para prepararnos como templos de Dios:

  • Limpiar nuestro corazón de todo pecado y malicia.
  • Buscar la sabiduría y el conocimiento de Dios desde su Palabra.
  • Servirle a Él en todo lo que hacemos.
  • Mantenernos alejados del mal y de aquellas cosas que Dios aborrece.
  • Practicar obediencia a Dios y a sus mandamientos.
  • Cultivar una relación íntima y profunda con Cristo Jesús.
  • Aprender a vivir una vida piadosa para glorificar a Dios.
  • Dejar que el Espíritu Santo nos los guié y dé dirección.

Al prepararnos para ser templos para Dios, nosotros, como creyentes, estamos respondiendo al llamado de sanificarnos de todos nuestros pecados. Estamos llegando a ser aquellas personas que poseen la obediencia de Dios y andan por Su camino. Estamos aprendiendo a reconocer y hacer los cambios necesarios para vivir una vida santa y para cumplir Su propósito para nuestras vidas.

La Palabra de Dios nos dice: “Y estad firmes en la fe; sed varones valientes, y esforzaos. Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor, y no para los hombres;” Colosenses 3:23-24.

Ser templos para Dios implica sustituir todas las actividades mundanas con aquellas que glorifican a Dios. Debemos hacer todo lo posible para deshacernos de los pesares del mundo. Al prepararnos como templos para Dios, tomamos la decisión consciente de dedicar nuestras vidas a adorarle y servirle con entereza.

Nos preparamos para ser templos para Dios durante los 15 años de nuestra vida para honrarlo en todo lo que hacemos. De esta manera, también podemos experimentar el verdadero gozo al seguir sus caminos, algo que dura para siempre. Es un privilegio y un honor prepararnos para ofrecernos a Dios como templos cuando somos jóvenes y estamos llenos de energía e inspiración.

¿Qué desafíos hay al construirnos a nosotros mismos como un templo para Dios a los 15 años?

A los 15 años la vida es un constante aprendizaje, nuevas experiencias y retos para afianzar nuestra identidad. Construirnos a nosotros mismos como un templo para Dios trae consigo grandes desafíos, pero también muchas satisfacciones.

Uno de los primeros desafíos es el de actuar y hablar de acuerdo a los principios y valores cristianos. Esto significa alejarnos de toda clase de malas influencias y abrazar aquellos principios que nos enseñó Jesús, como el amor, la misericordia, la justicia y el respeto a nosotros mismos y a los demás, independientemente de sus creencias o estatus social. Además, debemos superar la tentación de la ansiedad, los celos, el desprecio y la rabia que nos rodea.

Otro desafío es el de vencer la corriente cultural que prevalece alrededor. Esto significa resistir la tentación de beber alcohol, consumir drogas, mantener relaciones sexuales prematuras y otros comportamientos inaceptables para los cristianos. Para lograrlo es importante conocer los valores de Dios y comprender lo que él espera de nosotros.

Otra prueba es la de construir una fuerte relación con Cristo. Esto implica desarrollar el hábito de estudiar la Biblia e interactuar con otros cristianos de manera regular para reforzar nuestra fe y profundizar en las enseñanzas de Cristo.

La última prueba consiste en ser una luz para los demás, caminando con propósito en la vida, demostrando tu compromiso con Dios, sirviendo a los necesitados y predicando las buenas nuevas de salvación a aquellos que aún no han conocido a Cristo.

Edificarse a sí mismo como un templo para Dios a los 15 años puede ser difícil, pero no imposible, ya que si nos mantenemos firmes en nuestra fe y buscamos reforzarla al igual que guiarnos por los principios de Dios, podremos construir un auténtico templo, que nos mostrara nuestra propia santidad.

Conclusión

Los 15 años son una etapa crucial para los jóvenes. Es el momento de buscar la verdad, de dejar de lado la insatisfacción, la confusión y las inseguridades para construir un templo para Dios en sus vidas. Descubrir la felicidad y la paz que solo Él puede ofrecer resulta esencial.

Desde el nacimiento hasta los 15, los jóvenes han aprendido muchas costumbres y principios, los cuales suelen ser fácilmente y equivocadamente aceptados por la sociedad como fundamentos de la vida. Sin embargo, no hay una satisfacción real más allá de la revelación de Dios. Para alcanzar esta satisfacción, deben:

  • Mantenerse alejados de todo comportamiento indebido.
  • Vivir con paciencia, disciplina y respeto.
  • Cultivar el amor de Dios, el respeto mutuo y la gratitud.
  • Buscar la inspiración divina y la Palabra de Dios.

Reconocer que Dios es el autor de todas las cosas buenas, honrarlo y seguir sus mandamientos es la mejor forma de reconocer los 15 años como una oportunidad única para construirse como un templo para Él. Al hacerlo, los jóvenes descubrirán un sentido de propósito en sus vidas y ahondarán en la espiritualidad. Esto fortalecerá su fe y les ayudará a comprender que Dios es un factor clave para su éxito y felicidad.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir