Lo Que Pasa Al Poner A Dios Como Prioridad En Tu Vida

Poner a Dios como prioridad en la vida es un compromiso que todos los seguidores de Cristo deberían abrazar. La palabra de Dios nos exhorta a buscar primero el Reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33). Comenzar cada mañana con una actitud de gratitud hacia Dios, alabándole con la confianza de que Él te guiará, es una buena forma de poner a Dios primero.

Otorgar a Dios el lugar de autoridad que merece en tu vida significa primero reconocer que Él es el Señor supremo, sobre todas las cosas. Esto significa reconocer que nuestras vidas no nos pertenecen, sino que estamos destinados a agradar a Dios.

Cuando ponemos a Dios como prioridad, se nos presentan numerosas bendiciones. Aquí hay algunas de ellas:

  • Un compromiso renovado con Cristo. Cuando pusimos a Dios como prioridad, encontraremos el poder para entregarnos a Él de nuevo
  • Escuchar a Dios. Cuando nos inclinamos ante Dios, vemos mejor Su voluntad y nos esforzamos por obedecerla.
  • Reconciliación con Dios. Cuando ponemos a Dios como prioridad, experimentamos la reconcilación con Dios que fue sugerida en el Calvario cuando Cristo murió en la cruz para redimir al mundo.
  • Vida abundante. El Señor dijo "Yo les doy vida abundante" (Juan 10:10b), lo cual nos recuerda que si enfocamos nuestra atención a hacer la voluntad de Dios, viviremos una vida de plenitud y satisfacción.

Poner a Dios como prioridad nos mantendrá en el camino correcto y nos ayudará a tomar las decisiones correctas. Si permitimos a Dios dirigir nuestra vida, sus bendiciones fluirán a través de nosotros y los demás serán bendecidos a través de nosotros. Elegir poner a Dios como prioridad en la vida traerá paz, amor y alegría, por lo que es el mejor regalo que le podemos ofrecer a Dios.

Índice
  1. Pr. Bullón - Cómo entregar la vida a Dios?
  2. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Qué tipo de cambios trae consigo poner a Dios como prioridad en tu vida?
    2. ¿Cómo puedo mantener a Dios en primer lugar en mi vida?
    3. ¿Cuáles son los beneficios de poner a Dios como prioridad en mi vida?
    4. ¿Por qué es importante entregar tu vida al Señor?
    5. ¿Qué consecuencias debo esperar si no sigo a Dios con toda mi vida?
  3. Conclusión

Pr. Bullón - Cómo entregar la vida a Dios?

Preguntas Relacionadas

¿Qué tipo de cambios trae consigo poner a Dios como prioridad en tu vida?

Poner a Dio como prioridad en tu vida trae consigo cambios importantes que se manifiestan en todos los ámbitos de la vida. Al centrarse en la voluntad de Dios, una persona se siente llena de energía para cambiar, transformar y mejorar la situación actual.
Los cambios en nuestra vida al poner a Dios como prioridad van desde lo espiritual hasta lo material:

  • 1. Espiritualmente: al tener una relación profunda con Dios, un cristiano desarrolla la fe, la esperanza, la paciencia y el gozo. La prioridad se la da a Dios, el cual nos libera de la carga del pasado, guía y cuida nuestro presente y nos da seguridad en nuestro futuro.
  • 2. Mentalmente: Al poner a Dios como prioridad, la mente está siempre pensando en el bien, a fin de cumplir la voluntad de Dios. Esto nos ayuda a desarrollar hábitos positivos como la disciplina para aplicar lo que Dios nos enseña, la veneración por Su Palabra, la creatividad para encontrar soluciones, el respeto hacia los demás y la motivación para compartir y servir.
  • 3. Físicamente: Cuando decidimos honrar a Dios con nuestras vidas, nos acostumbramos a realizar actividades que nos mantienen sanos como caminar, nadar, bailar, meditar, etc., en vez de caer en la adicción al alcohol, drogas, tabaco, etc.
  • 4. Emocionalmente: Al estar completamente entregados a Dios, nos sentiremos llenos de amor, perdón, reconciliación, compasión y misericordia. Estas son las virtudes para afrontar las situaciones dolorosas de la vida de manera positiva y lograr un equilibrio mental y emocional.

Es importante entender que, cuando elegimos a Dios como nuestra prioridad, no dependemos de este mundo para satisfacer nuestras necesidades. Más bien, recibimos la fuerza divina para enfrentarnos a cualquier circunstancia y lograr cualquier meta. Poner a Dios como prioridad en nuestra vida nos permite ver el mundo desde una perspectiva diferente y con una actitud de servicio, amor y gratitud. ¡Dios siempre bendice a aquellos que le dan ese lugar!

¿Cómo puedo mantener a Dios en primer lugar en mi vida?

Mantener a Dios en primer lugar en nuestra vida es un desafió a menudo difícil pero necesario para todos aquellos que queremos vivir una vida según la voluntad de Dios. La Biblia nos dice: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas” (Marcos 12:30). Esta declaración es el fundamento de cómo debemos mantener a Dios por encima de todas las cosas.

Consagrar nuestro tiempo. Establecer un tiempo para dedicarnos a Dios cada día es un paso importante para ponerlo en primer lugar. Esto puede ser un tiempo de oración y lectura de la Biblia. Tomando este tiempo diario para orar y estudiar la Palabra de Dios nos ayuda a centrarnos en Él y nos mantiene conectados con Él.

Llevar una vida de oración. Orar no solo debe ser una parte de nuestro tiempo consagrado a Dios; también debemos llevar una vida de oración. Esto significa conversar con Dios en oración sobre nuestras decisiones y preocupaciones diarias para que podamos ver la dirección que Él quiere que tomemos.

Hacer la voluntad de Dios. Otra forma de mantener a Dios en primer lugar en nuestra vida es haciendo la voluntad de Dios. Esto requiere darle la prioridad sobre nuestros planes y lo que queremos hacer para servirle a Él. Si nuestros planes son contrarios a los planes de Dios, entonces necesitamos buscar sabiduría para saber qué opción elegir.

Cultivar una relación íntima con Dios. La clave para poner a Dios en primer lugar en nuestras vidas es cultivar una relación íntima con Él. Esto significa pasar tiempo real con Dios cada día, ya sea leyendo la Biblia, adorando a Dios a través de la música o compartiendo nuestros problemas con Él. Cuanto más invertimos tiempo en desarrollar una relación personal con Dios, más profunda y significativa será nuestra fe.

¿Cuáles son los beneficios de poner a Dios como prioridad en mi vida?

Poner a Dios como prioridad en la vida es una de las mejores decisiones que puedes tomar para alcanzar propósitos y objetivos. Establecer a Dios como la fuerza motriz que rige nuestras elecciones, nos permite vivir de acuerdo con los principios de la Palabra de Dios, para que los frutos nos permitan alcanzar el éxito espiritual.

Los beneficios de poner a Dios primero en nuestra vida son:

  • Confianza: Al priorizar a Dios, recibimos el conocimiento y la fortaleza para combatir los obstáculos y resignarnos a la voluntad de Él.
  • Gratitud: Poner a Dios como prioridad, significa estar conscientes de las bendiciones que Él nos otorga. Esto nos ayuda a reforzar nuestra perspectiva positiva.
  • Unidad: Poner a Dios por encima de todas nuestras prioridades, nos permite buscar mayor unidad con nuestros semejantes; tanto cristianos, como personas de otras creencias diferentes.
  • Humildad: Poner a Dios como eje central de nuestra vida, nos lleva a ser humildes y reconocer a Él por sus hazañas. Esto, a su vez, nos motiva a perseguir nuestras metas con pasión y determinación.
  • Progreso: Es importante buscar el progreso en medio de nuestras relaciones, trabajo, emprendimientos y proyectos. El poner a Dios como prioridad, nos guía y nos da fortaleza para no cansarnos ni desanimarnos y salir adelante en cualquier situación.

¿Por qué es importante entregar tu vida al Señor?

Entregar tu vida al Señor es una de las mejores decisiones que puedes tomar en la vida. La Biblia nos muestra que la entrega completa de nuestro ser a Dios, es el único camino hacia la felicidad eterna. Cuando entregamos nuestras vidas al Señor, Él nos guía y dirige hacia el camino correcto, nos protege de la tentación, y nos proporciona la paz interior que necesitamos para vivir una vida feliz.

Esta entrega es un compromiso que cada persona debe asumir con el Señor, pues sólo si somos capaces de confiar en los planes de Dios podemos llevar una vida espiritual saludable. Cuando entregamos nuestra vida al Señor, nos liberamos del estrés y los prejuicios que la sociedad nos impone y enfocamos nuestras acciones y pensamientos únicamente hacia lo que Dios quiera que seamos.

Entregar la vida al Señor nos ayuda a poner nuestra fe en Él, y en los planes y promesas que hizo para nosotros a través de su Palabra. Esta fe nos ayuda a crecer en amor y bondad, obedecer los mandamientos de Dios, comprender Su carácter, y alcanzar la victoria sobre el pecado. Al confiar en los planes de Dios, también podemos recibir los milagros y bendiciones que Él nos prometió.

Al final, entregar la vida al Señor nos libera para vivir la vida verdadera, una vida que está llena de gozo, esperanza y salvación. Entregar tu vida al Señor es una decisión que cada uno debe tomar, y un paso significativo para alcanzar la paz y felicidad duradera.

    Ventajas de entregar tu vida al Señor:
  • Dirección Divina para nuestras vidas.
  • Libertad para enfocarnos únicamente en lo que Dios quiera para nosotros.
  • Un compromiso firme para vivir según los planes de Dios.
  • Una vida llena de gozo, esperanza y salvación.
  • Una relación personal con Jesucristo.

¿Qué consecuencias debo esperar si no sigo a Dios con toda mi vida?

Si has tomado la decisión de no seguir a Dios con toda tu vida, debes tener en cuenta que estarás privando a tu vida de los dones y la dirección que el Señor querría proporcionarte. La Biblia siempre nos exhorta a buscar al Señor con todo nuestro corazón, pues así nuestras vidas pueden ser bendecidas. Entonces, si dejamos de seguir a Dios, ¿cuáles serían las consecuencias?

  • Espiritualmente hablando, estarás desconectado de Dios y sus propósitos para tu vida. Comenzarás a vivir sin las promesas que Dios tiene pensadas para ti. Al dejar de seguir a Dios, comenzarás a vivir una vida sin amor, sin perdón, sin misericordia.
  • Emocionalmente hablando, tendrás la sensación de abandono y aislamiento que viene luego de alejarse del Padre. Esto generará en ti emociones como tristeza, ansiedad y depresión, ya que tu corazón se resentirá al no recibir las bondades divinas.
  • Físicamente hablando, podrías experimentar enfermedades y situaciones dolorosas que Dios evitaría si estuvieras bajo su protección.
  • Socialmente hablando, quizás pierdas la orientación que Dios provee para enfrentar situaciones difíciles y comiences a actuar de modo imprudente. Así, probablemente enfrentes desacuerdos y conflictos con aquellos que te rodean.
  • Económicamente hablando, podrías ver cómo tus finanzas se desmoronan, debido a que el Señor es el que abre las compuertas de lo imposible, siendo él quién nos da los recursos para lograr lo que buscamos.

Conclusión

Poner a Dios como prioridad en tu vida trae muchas bendiciones que el mundo no puede ofrecer. Podemos tener la paz y seguridad de saber que Él nos ama incondicionalmente y nos está guiando en cada paso de nuestras vidas. Esto nos hace sentir amados, deseados y comprendidos. Poner a Dios en primer lugar nos ayuda a no ser desalentados por los problemas, porque creer que Él tiene un propósito en todas las cosas nos da la esperanza necesaria para seguir adelante.

Otra de las grandes bendiciones de poner a Dios como prioridad es la dirección que nos ofrece para que nuestras decisiones estén de acuerdo con Su voluntad. Si tomamos el tiempo para orar y leer la Biblia diariamente, encontraremos la sabiduría para decidir lo mejor para nosotros y para los demás. Finalmente, poner a Dios como prioridad en tu vida también implica que determines ser constante en las buenas obras y en testimoniar sobre la Palabra de Dios. Si logras mantenerte fiel a Él, tendrás la garantía de que Él siempre estará contigo para dirigirte y apoyarte en todos tus momentos.

En conclusión, poner a Dios como prioridad en tu vida es una de las mejores cosas que puedes hacer. Esto trae consigo paz, seguridad, dirección, sabiduría y muchos otros beneficios que el mundo no puede ofrecer. Así que si quieres disfrutar de estas bendiciones, debemos comprometernos a ser fieles a Él todos los días.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir