La Mies Es Mucha: Cómo Estar Dispuestos A Trabajar Para La Obra De Dios

En la Parábola de la Mies, Jesús nos ha llamado a trabajar para la obra de Dios. La parábola dejó una clara enseñanza acerca de estar dispuestos a emplear nuestro tiempo y talentos para hacer evolucionar el reino de Dios. Esto nos lleva a la pregunta: ¿cómo estar dispuestos a trabajar para la obra de Dios?

Hay varias maneras de estar listo para trabajar para la obra de Dios:

  • Cristianos compasivos: Debemos comenzar por ser compasivos con los demás. Comparte una palabra de aliento, ofrece tu ayuda a aquellos que viven en necesidad, ayuda a los pobres y necesitados. De esta manera, imitas el corazón de Dios.
  • Cristianos comprometidos: Dedícate a servir a Dios inclusive cuando no estés de humor para ello. Este compromiso es la base de cualquier trabajo cristiano. Si quieres que tu trabajo sea aceptado por Dios, entonces debes estar plenamente dedicado.
  • Cristianos confiables: El Señor bendice a aquellos que son fieles a Él. Para estar dispuestos a trabajar para la obra de Dios, debes ser una persona confiable por tu honestidad, integridad y coherencia.

Como seres humanos, podemos tener miedo e incluso desanimarnos al pensar que el trabajo en la obra de Dios sea demasiado para nosotros. Sin embargo, recordemos que Dios ', cuyo poder no tiene límites, nunca nos pedirá algo que nos sobrepase.

Es cierto, hay muchas personas necesitadas y mucho trabajo por hacer, pero tenemos la promesa de que Dios nos hará capaces de realizarlo. Debemos hacer todo lo posible para estar dispuestos a hacer su voluntad y trabajar en la obra de Dios. No importa la tarea a la que te dediques, siempre recuerda que tu trabajo en la obra de Dios es vitally importante para Su propósito.

Índice
  1. Disfrutar la vida mientras trabajamos - Pastor Andrés Corson - 7 Septiembre 2014
  2. ESTRECHA es la Puerta y ANGOSTO el Camino ⬆️✝️ Juan Manuel Vaz
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Qué nos enseña la Biblia acerca de la mies y de trabajar para la obra de Dios?
    2. ¿Cómo estamos nosotros llamados a responder al llamado de Dios para participar en la expansión de su reino?
    3. ¿Cuáles son las formas en que podemos participar directamente en la obra de Dios?
    4. ¿En qué se diferencia la mies del mundo de la mies de Dios?
    5. ¿Cómo recibimos el gozo y la alegría que proviene de trabajar para la obra de Dios?
  4. Conclusión

Disfrutar la vida mientras trabajamos - Pastor Andrés Corson - 7 Septiembre 2014

ESTRECHA es la Puerta y ANGOSTO el Camino ⬆️✝️ Juan Manuel Vaz

Preguntas Relacionadas

¿Qué nos enseña la Biblia acerca de la mies y de trabajar para la obra de Dios?

La Biblia nos enseña mucho acerca de la mies y cómo trabajar para la obra de Dios. La parábola del sembrador (Lucas 8:4-15) es un excelente ejemplo que nos ofrece Jesús, quien hablaba sobre la importancia de sembrar la Palabra de Dios. Esta parábola nos habla de cómo, cuando nuestra fe se basa en los principios de Dios, recibiremos mucho más de lo que hemos sembrado. Así que, a medida que trabajamos para Dios y sembramos su Verdad, sus promesas, eg respeto y amor, podemos recibir una bendición mucho mayor.

Además, la Biblia nos habla de la importancia de trabajar juntos para la obra de Dios. En Filipenses 2:1-4, dios insta a sus seguidores a ser humildes y serviciales unos con otros. Esto significa que tenemos que trabajar juntos para expandir el Reino de Dios y lograr los propósitos que él nos ha dado. De esta manera, nosotros somos una familia nunca lo olvidemos.

Finalmente, la Biblia también nos habla de la importancia de mantenernos motivados para seguir trabajando para la obra de Dios. En Colosenses 3:23-25, dios insta a sus seguidores a trabajar con dedicación, como quien sirve al Señor. Esto significa que debemos trabajar con entusiasmo y pasión, y no como si estuviéramos haciendo trabajo rutinario. Esta actitud nos ayudará a avanzar hacia nuestros objetivos y, al mismo tiempo, nos inspirará a seguir adelante cuando las cosas se vuelvan difíciles.

¿Cómo estamos nosotros llamados a responder al llamado de Dios para participar en la expansión de su reino?

Como creyentes en Cristo, estamos llamados a responder al llamado de Dios para participar en la expansión de su reino. En Mateo 28:19-20, Jesús les dice a sus discípulos que "por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, e del Hijo, y del Espíritu Santo: Enseñándoles que guarden todas las cosas que yo os he mandado".

Esta orden de Cristo fue una descripción clara de lo que Él espera de sus seguidores para impulsar el reino de Dios. Estamos llamados a extender el reino de Dios en todo el mundo compartiendo el Evangelio de salvación a quienes no lo han conocido aún.

A continuación encontrarás algunas maneras concretas en que podemos responder al llamado de Dios para participar en la expansión de su reino:

  • Comparte el Evangelio de Salvación: la mejor manera de extender el reino de Dios es compartir el mensaje de salvación por medio de Jesucristo. Estamos llamados a proclamar el Evangelio a aquellos que aún no lo conozcan y guiarlos para que reciban el Espíritu Santo.
  • Vive una vida cristiana: como Cristo nos dice en Mateo 5:16, somos "luz del mundo". Nuestras acciones diarias deberían reflejar los valores y principios cristianos. Así, a través de nuestro testimonio, daremos buena reputación a la Iglesia y llevaremos más personas a la fe.
  • Ayuda a otros: Dios nos llama a servir a los demás sin importar quiénes son. Estamos llamados a amar al prójimo como a nosotros mismos y esto significa servirles, ayudarlos y estar ahí para ellos en sus necesidades.
  • Ora por otros: tenemos el privilegio de acercarnos a Dios en oración. Estamos llamados a orar por aquellos que anhelan conocer a Jesús y que sus necesidades sean cubiertas por la gracia de Dios.

¿Cuáles son las formas en que podemos participar directamente en la obra de Dios?

Dios nos ha dado algunos métodos para participar directamente en su obra, los cuales nos ayudan a ser parte de él. Aquí hay algunas formas en que podemos participar:

  • Permanecer fielmente comprometidos con la Palabra de Dios: La vida espiritual comienza con una relación estable con la Palabra de Dios. Leyendo y meditando la Palabra de Dios diariamente, entenderás mejor la voluntad de Dios para tu vida. Esto te ayudará a desarrollar una actitud cristiana para servir mejor a los demás.
  • Orar: Puedes usar la oración para interceder por aquellos que están en necesidad. ¡La oración es el don de Dios para todos nosotros! Comienza cada día de la semana alabando y adorando a Dios. La oración también puede ser una forma de mostrar gratitud por las bendiciones recibidas. También puede ser una herramienta para pedir ayuda para casos desesperados.
  • Servicio generoso: Hay muchas formas en que podemos servir a otros. Puedes servir a tu comunidad prestando servicios en centro médicos, bancos de comida, orfanatos, asilos de ancianos, escuelas, etc. Esto demuestra la manifestación de amor de Dios. El servicio es una de las formas más eficaces de servir a Dios y contribuir a la obra de Dios.
  • Compartir el Evangelio: Debemos compartir el Evangelio con aquellos que aún no han conocido a Cristo. Si bien no somos los predicadores profesionales, podemos compartir el evangelio con aquellos que nos rodean. Es importante compartir el Evangelio de manera sensible y con amor. Esta es una forma importante de servir a Dios y participar en su obra.

Todos estos son algunas formas en las que podemos participar directamente en la obra de Dios. Deberíamos usar nuestras habilidades y talentos para contribuir a su gran obra. El servicio a Dios nos preparará para la entrada al cielo. Entonces, ¡unámonos todos para servir a Dios de todo corazón!

¿En qué se diferencia la mies del mundo de la mies de Dios?

La mies del mundo se diferencia de la mies de Dios en varios aspectos. Esto es lo que debemos tener en cuenta:

  • El propósito: La mies que viene del mundo persigue el lucro económico, el éxito, la fama o incluso la satisfacción de deseos materiales. Por otro lado, la mies que proviene de Dios persigue siempre Su gloria y el bienestar espiritual de las personas.
  • La motivación: La motivación con la que la gente del mundo realiza sus acciones, puede ser el orgullo, la codicia de cosas que no tienen un valor eterno o cualquier otra motivación que vaya en contra de los principios de Dios. En cambio, cuando el motivo de nuestras acciones proviene de Dios, este está basado en el amor, el deseo de agradar a Dios y alcanzar su propósito.
  • Los resultados: Los resultados que hay detrás de una mies del mundo dependen de lo que haya hecho la gente para conseguirlos. Sin embargo, los resultados de la mies de Dios proviene del Espíritu Santo, quien nos ayuda a generar frutos en nuestra vida.

¿Cómo recibimos el gozo y la alegría que proviene de trabajar para la obra de Dios?

La alegría y el gozo que viene al trabajar para la obra de Dios es inigualable. El Espíritu Santo nos ayuda a animarnos y motivarnos a seguir adelante, y es una bendición recibir los regalos de Dios por medio de nuestro trabajo para su reino.

La Palabra de Dios nos muestra cómo recibimos el gozo y la alegría que proviene de trabajar para el Señor:

  • La primera forma en la que recibimos la alegría y el gozo cuando trabajamos para la causa de Cristo es escuchar la voz de Dios.
  • Nos sentimos llenos de gozo cuando le servimos de buena fe y entregamos todo nuestro corazón a Él.
  • Uno puede vivir feliz y lleno de gozo cuando lleva la Palabra de Dios a otros.
  • La oración también nos da gozo, sabiendo que Dios nos está escuchando y que actúa.
  • La alabanza y la adoración traerá alegría a tu vida.

Estas son sólo algunas formas en las que recibimos el gozo y la alegría que proviene del trabajo que hacemos para el Señor. Cuando trabajamos para el Señor nos llenamos de una alegría que es profunda, y nos permite ser una bendición para otros. Si nos dedicamos a la obra de Dios, Él bendecirá nuestras vidas con Su bondad y Su amor.

Conclusión

En consecuencia, se puede concluir que la mies es mucha y hay una gran cantilla de trabajo por realizar para servir a Dios. Por tal motivo, todos los que buscan vivir una vida cristiana deben estar dispuestos a llevar la palabra de Dios a otros, ser parte activa de la iglesia, trabajar incansablemente en la obra evangelística, y compartir el amor de Dios a aquellos que aún no lo conocen.

También tenemos que formarnos en la Palabra de Dios, para valorar su significado y profundidad, y así poder transmitirla de mejor manera a los demás. Es importante estar comprometidos con nuestra fe y con el servicio a Dios, para que nuestras acciones sean un testimonio sobre Él y su obra en nuestras vidas. ¡Esperamos que estas palabras sirvan como un recordatorio para emprender nuevas acciones en la obra de Dios!

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir