Elegir Ser árbol O Leña: Nuestra Elección De Vivir Para Dios O Para Nosotros Mismos

En nuestras vidas, muchas veces nos enfrentamos a la difícil tarea de decidir entre ser árbol o leña. El árbol representa nuestra elección de vivir para Dios, mientras que la leña representa nuestra decisión de vivir para nosotros mismos. Esto es algo que las Escrituras nos recuerdan constantemente, y nos enseñan a tomar decisiones fundamentadas en el amor y la obediencia a Dios.

Ser árbol es sinónimo de vivir para Dios. Esto significa:

  • Vivir una vida guiada por los valores bíblicos.
  • Dejar que la dirección de la vida no sea guiada por emociones o sentimientos personales.
  • Estar siempre abierto a la voluntad de Dios para nosotros.
  • Esforzarnos por cumplir con la misión de predicar el evangelio de Jesucristo.

La elección de ser leña significa vivir para nosotros mismos. Esto quiere decir:

  • Vivir una vida motivada por la propia satisfacción personal.
  • Buscar la dirección de la vida solo a partir de nuestras propias prioridades.
  • Cerrarnos a la voluntad de Dios para nosotros.
  • No tener en cuenta el objetivo espiritual de dar testimonio de Cristo.

Al elegir entre ser árbol o leña, es importante entender que ser árbol significa que tenemos que seguir los pasos de Jesús, que fue entregado y obediente hasta la muerte para la gloria de Dios. Por otro lado, el ser leña implica rechazar la voluntad de Dios y vivir vidas guiadas por nuestras propias intenciones sin importar los impactos en nuestro carácter espiritual.

En definitiva, debemos recordar que el pasaje de Romanos 12:2 dice: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. Al elegir vivir bajo los principios de Dios, no sólo estamos optando por ser árbol, sino que también estamos eligiendo ser parte de la comunidad de Cristo.

Índice
  1. ¿QUÉ HACER CUANDO LLEGA LA HORA DE ALEJARTE? - Pastora Yesenia Then [Serie #8]
  2. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cómo puedo tomar la decisión de vivir para Dios en lugar de hacerlo para mí mismo?
    2. ¿Qué implica el elegir ser árbol en lugar de leña en mi vida cristiana?
    3. ¿Qué rezones hay para considerar vivir mi vida según los principios bíblicos?
    4. ¿Cómo es que lo que decida influye en lo que luego recibiré?
    5. ¿Cuáles son los beneficios del elegir vivir para Dios en lugar de vivir para nosotros mismos?
  3. Conclusión

¿QUÉ HACER CUANDO LLEGA LA HORA DE ALEJARTE? - Pastora Yesenia Then [Serie #8]

Preguntas Relacionadas

¿Cómo puedo tomar la decisión de vivir para Dios en lugar de hacerlo para mí mismo?

Tomar la decisión de vivir para Dios en lugar de vivir para mí mismo es tomar una decisión difícil, pero necesaria. Muchas personas no se dan cuenta del poder que tiene Dios en nuestras vidas y creen que pueden hacerlo todo por sí mismas. Esto puede ser una tentación, pero también es un gran error. No hay nada que podamos hacer por nuestras vidas que sea tan importante como lo que Dios puede lograr.

Aceptar a Dios en tu corazón y comenzar a vivir para Él puede ser un proceso difícil. La manera más fácil de empezar es tomar el tiempo para orar y reflexionar sobre lo que significa vivir para Dios. Recuerda que Dios te ama y está preparado para ayudarte a llevar tu vida de acuerdo con Sus planes. También es importante leer la Biblia, para conocer mejor a Dios y sus palabras. También es importante tener a alguien que te apoye en este proceso, como un líder cristiano, un pastor, un mentor o un amigo que esté en cristo.

Además, es importante recordar que no somos perfectos y todos cometemos errores. Si cometemos errores, debemos pedir perdón y empezar de nuevo. Con el tiempo, la confianza en Dios y su plan para nuestra vida aumentará.

Para ayudar a tomar la decisión de vivir para Dios, aquí hay algunos pasos que puedes seguir:

  • Dedica tiempo para orar a Dios por tus necesidades y preguntas.
  • Lee la Biblia para saber más acerca de quién es Dios y qué está pidiendo de nosotros.
  • Busca a alguien que esté caminando en el camino de Dios y sigue el buen ejemplo de esa persona.
  • Deja que Dios tome el control de tu vida. Confía en Él y ve cómo responde.
  • No te aísles. Busca a otros hermanos en Cristo y únete a ellos.

El camino hacia la fe en Dios y la decisión de vivir para Él puede ser difícil, pero con la guía de Dios y nuestra perseverancia podemos lograrlo. Cuando tomes la decisión de vivir para Dios, descubrirás el verdadero propósito de tu vida y disfrutarás el camino.

¿Qué implica el elegir ser árbol en lugar de leña en mi vida cristiana?

Elegir ser árbol en lugar de leña en la vida cristiana significa optar por seguir los principios y valores que nos enseña la Biblia. Esto implica buscar un conocimiento profundo sobre la Palabra de Dios, reflexionar sobre los diferentes versículos que nos guían hacia una vida Cristocéntrica y vivir conforme a los principios éticos descritos en sus páginas. Significa también dedicar tiempo para orar y conversar con Dios, lo cual nos ayuda a desarrollar nuestra fe y a entender Su voluntad para con nosotros.

Al elegir ser árbol, nos comprometemos a vivir de acuerdo a los valores de Dios, a ejercitarnos en acciones de amor hacia los demás, a actuar con justicia, misericordia y bondad, a tratar a los demás con respeto y amabilidad, estando siempre dispuestos a servir a los necesitados. Esto, a su vez, nos permite ser luz en medio de esta oscuridad, siendo un fuerte testimonio de la fe.

Algunos aspectos que caracterizan a un árbol:

  • Ser obedientes a la voluntad de Dios.
  • Vivir una vida que glorifique a Dios.
  • Tener una relación íntima con Dios a través de la oración y la lectura de la Biblia.
  • Seguir los mandamientos de Dios.
  • Compartir el evangelio con los demás.
  • Amar al prójimo como a nosotros mismos.
  • Mostrar misericordia y compasión.
  • Practicar las buenas obras.
  • Vivir de acuerdo con los principios de la Biblia.

Por lo tanto, elegir ser árbol significa elegir una vida centrada en Jesucristo, en la cual el Amor de Dios sea el centro de todas nuestras acciones y deciciones y seamos testigos de Su Amor en el mundo. Este es el mejor regalo que podemos ofrecerle a Dios, y es la mejor elección que podemos tomar para honrar a Nuestro Creador.

¿Qué rezones hay para considerar vivir mi vida según los principios bíblicos?

Vivir una vida de acuerdo a los principios bíblicos tiene algunas grandes ventajas. La Biblia es un gran libro que proporciona consejos y orientación para ayudarnos a vivir nuestras vidas al máximo.

A continuación se incluyen algunas razones por las cuales considerar vivir según la Palabra de Dios:

  • País de bendición. La Biblia dice que aquellos que sigan sus principios tendrán bendiciones, tanto económicas como espirituales. También nos dice que obtendremos una recompensa por nuestras buenas acciones.
  • Dirección y sabiduría. Vivir de acuerdo a los principios bíblicos nos proporciona dirección para tomar decisiones importantes en nuestra vida, y nos ayuda a adquirir sabiduría para aplicarla en todas las áreas.
  • Amistades duraderas. Seguir los principios bíblicos nos permite desarrollar amistades saludables, estables y duraderas, con la gente que comparte los mismos valores que nosotros. Estas relaciones son reflejo de respeto y amor mutuos.
  • Fe firme. Vivir una vida bíblica también nos ayuda a fortalecer nuestra fe en Dios. Cuanto más aprendemos sobre Él, más fortalecemos nuestra relación con Él, lo que a su vez nos hace más fuertes en nuestra fe.
  • Propósito y significado. Vivir según los mandamientos de la Biblia nos da un propósito y significado a nuestras vidas. La Palabra de Dios nos ayuda a ver cuál es el motivo de cada cosa que hacemos y nos recuerda que siempre avanzamos hacia un objetivo mayor.

¿Cómo es que lo que decida influye en lo que luego recibiré?

Es común pensar que lo que decidimos influye en lo que luego recibiremos; esto se aplica incluso a lo espiritual. En la Biblia encontramos numerosos versículos que relacionan directamente nuestras decisiones con el resultado final que obtendremos. Por ejemplo, Proverbios 16:3 dice: "Encomienda al Señor todas tus obras, y tus pensamientos serán afirmados". Esto significa que si buscamos la dirección y orientación de Dios, Él nos confirmará el camino correcto para nosotros; al hacerlo, recibiremos su bendición.

También encontramos pasajes bíblicos que muestran cómo nuestras decisiones tienen una gran influencia sobre los resultados que obtendremos. Un buen ejemplo es Proverbios 12:14, que dice: "Del fruto de su boca el hombre se saciará de bienes, y el trabajo de sus manos le será retribuido". Esto significa que cada acción que realizamos tiene una consecuencia, ya sea positiva o negativa. Si actuamos con sabiduría, nuestro trabajo duro tendrá una recompensa. Por el contrario, si nuestras decisiones son negligente y pobres, tendremos un resultado en desmedro.

¿Cuáles son los beneficios del elegir vivir para Dios en lugar de vivir para nosotros mismos?

Cuando decidimos vivir para Dios en lugar de vivir para nosotros mismos, descubrimos una gran variedad de beneficios. Vivir para Dios significa vivir un estilo de vida donde Dios es el centro de nuestra existencia. Esta decisión nos lleva a ser mejores personas al entregarle nuestro servir, alabanza y compromiso.

A continuación, mencionamos algunos de los beneficios que podemos obtener al elegir vivir para Dios en vez de vivir para nosotros mismos:

  • Nos permite tener una conexión profunda con la voluntad de Dios. Al priorizar la voluntad de Dios, abrimos nuestro corazón a la comprensión y nos acercamos a lo que Él quiere que realicemos con nuestras vidas. Esto nos ayuda a alcanzar nuevas perspectivas y a mantenernos alejados del egoísmo.
  • Nuestro testimonio inspirará a otros. Las acciones que tomemos en nuestra vida demostrarán a otros aquello que creemos respecto a Dios y cómo deseamos seguir sus enseñanzas. Esto influenciará a aquellos que nos rodean para que opten por un estilo de vida espiritual.
  • Serás recompensado con bendiciones espirituales. Cuando nos esforzamos por hacer la voluntad de Dios, Él nos responderá con aquello que más necesitamos. Gran parte de las bendiciones espirituales provienen de la relación que mantenemos con el Creador, y hacer su voluntad es la forma de mantenerla en pie.

Conclusión

La elección de ser un árbol o leña es una metáfora que nos recuerda a todos la importancia de vivir para Dios y no para nosotros mismos. El árbol representa al cristiano que camina en la luz, acompañado del brazo fuerte de Dios; mientras que la leña simboliza al incrédulo que vive a merced de sus circunstancias, sin tener certeza del destino final. Es nuestra decisión elegir entre estas dos opciones: vivir para servir a Dios o para nuestro propio beneficio.

Algunos motivos por los cuales debemos optar por el árbol incluyen:

  • La paz que proviene de confiar en Dios.
  • La seguridad de saber que estamos amparados bajo el cuidado de Dios.
  • Una mejor conciencia de que lo que hacemos no solamente redunda en beneficio propio, sino también en la gloria de Dios.
  • Un imperativo moral de servir a Dios en la tierra.

Por el contrario, optar por la leña es cometer el error de colocar nuestras propias necesidades y deseos antes que el plan de Dios para nosotros. Esta opción conduce a la soledad y al vacío espiritual, porque nuestras propias riquezas y gozo son pasajeros. La elección de vivir para nosotros mismos nos alejará de los planes y propósitos de Dios para nuestra vida.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir