El Movimiento Apostólico Y Profético: Una Mirada A La Historia Y El Papel De Estos Ministerios En La Iglesia

El movimiento apostólico y profético es una de las principales ramas de la teología cristiana. Esta doctrina se basa en la creencia de que el entendimiento de la Biblia se puede mejorar a través de la profecía y la revelación actual. Esto significa que Dios continúa hablando hoy a través de profetas y apóstoles.

La historia de este movimiento remonta a los primeros tiempos de la iglesia cristiana, cuando Dios usó a los apóstoles para predicar el Evangelio, a fin de que sus seguidores comprendan el mensaje de salvación. Estos ministros también tenían el papel de discernir la revelación de Dios, interpretar la palabra de Dios y liderar a la iglesia.

En los últimos siglos el movimiento apostólico y profético ha tenido una gran influencia en las iglesias cristianas, desempeñando un papel importante en la promoción de la verdad de la Biblia. En muchas iglesias estos ministerios se consideran parte integral de su culto, y varias denominaciones reconocen su importancia para la vida de la iglesia.

El papel de los apóstoles y profetas en una iglesia cristiana es muy valioso. Estos ministerios tienen la responsabilidad de guiar a la iglesia con la sabiduría de Dios y ayudarla en la comprensión de la Palabra de Dios. Además, los apóstoles y profetas ofrecen enseñanza espiritual, dirigen el culto y contribuyen a la edificación de la fe cristiana.

Otra forma importante de contribución de los apóstoles y profetas a la iglesia es la identificación de áreas importantes de reforma e innovación dentro de la vida de la iglesia. Estos ministerios también tienen el papel de corregir o ajustar la orientación de la iglesia cuando ésta se desvíe de la Palabra de Dios. Esta labor contribuye a mantener la verdad de la Biblia y a preservar el mensaje cristiano frente a herejías y falsas enseñanzas.

Finalmente, los apóstoles y profetas son un factor clave en la expansión de la iglesia cristiana. Ayudan a los miembros de la iglesia a entender y abrazar la voluntad de Dios para su vida, y les motivan a compartir el Evangelio con otros. Estos ministerios sirven como faros y guías para ayudar a la iglesia a cumplir la misión de predicar el Evangelio en todo el mundo.

Índice
  1. ¿Qué es el Movimiento Apostólico y Profético?
  2. ¿Qué es el ministerio apostólico y profético?
  3. ¿Qué es un movimiento apostólico?
  4. ¿Quién fundó el Movimiento Apostólico y Profético?
  5. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Qué significa el movimiento apostólico y profético?
    2. ¿Cuál es el papel de los apóstoles y profetas dentro de la iglesia?
    3. ¿Cuáles son los principales elementos de estos ministerios?
    4. ¿Cómo han cambiado las ideas sobre el movimiento apostólico y profético a través del tiempo?
    5. ¿Qué efecto ha tenido el movimiento apostólico y profético en la Iglesia hoy en día?
  6. Conclusión

¿Qué es el Movimiento Apostólico y Profético?

El Movimiento Apostólico y Profético es una extensión de los principios cristianos, que fue fundada por los apóstoles y profetas originales en los primeros días de la iglesia. Esta visión, también conocida como el Movimiento de Apostolicidad, se está volviendo cada vez más popular entre los líderes cristianos de hoy en día. El objetivo de este movimiento es restaurar a la iglesia de Cristo a su primera condición, enfocándose en la restauración del apostolado y profecía. El foco principal del movimiento está en la restauración del don de profecía, la restauración de los cinco ministerios bíblicos y la madurez de los creyentes, para así lograr la unidad de los cuerpos ministeriales.

Uno de los objetivos principales del Movimiento Apostólico y Profético es restaurar el verdadero y genuino carácter y propósito de Dios para la iglesia Cristiana. El punto fundamental de este movimiento es que los ministerios clave deben estar restaurados y funcionando correctamente para cumplir la obra de Dios. Esto incluye:

  • Apostolicidad: Restaurar el ministerio de los apóstoles, no solo para mantener la verdad apostólica, sino también para proporcionar dirección
  • Profecía: Restaurar el ministerio de los profetas para revelar los pensamientos de Dios a Su pueblo
  • Ministerios: Reconocer los cinco ministerios bíblicos dados por Dios para equipar a la iglesia
  • Unidad: Lograr unidad entre los cuerpos ministeriales a través de la dirección y entendimiento de Dios

Además de estos principios, el movimiento ayuda a restaurar la madurez espiritual de los creyentes al enseñarles los fundamentos bíblicos y al conducir a los líderes a una mayor profundidad en la Palabra de Dios. Esto permite que el Espíritu Santo trabaje a través del Cuerpo de Cristo para restaurar la iglesia a la visión original de Dios.

Otro objetivo importante del Movimiento Apostólico y Profético es la formación de ministerios, así como el enriquecer los ministerios ya existentes. Esto se logra mediante la formación de modelos de organización eclesiástica y la equipación de líderes. Para que los ministerios sean exitosos, es crucial que los líderes reciban una capacitación adecuada para proporcionar la dirección y verdades necesarias. El Movimiento Apostólico y Profético ofrece esta equipación a través de una variedad de recursos.

En última instancia, el Movimiento Apostólico y Profético busca restaurar la iglesia de Cristo a su estado original. Esto se logra proporcionando la dirección correcta de los principios bíblicos, equipando a los líderes con las herramientas y verdades necesarias y formando ministerios que sirvan al propósito de Dios.

¿Qué es el ministerio apostólico y profético?

El ministerio apostólico y profético es una función espiritual que se enfoca en las promesas bíblicas y la importancia de la Palabra de Dios como una autoridad viva para los creyentes. Se trata de un llamado a la fe, al servicio y a la obediencia en el cual Dios habla a Su pueblo a través de Sus mensajeros designados. Estos mensajeros son conocidos como apóstoles y profetas del Señor.

¿Cuáles son las principales diferencias del ministerio apostólico y profético?

El ministerio apostólico se enfoca en la importancia de la Palabra de Dios. Los apóstoles serán enviados a predicar el Evangelio, establecer iglesias y testimoniar el poder de Dios en medio del mundo. El ministerio apostólico busca equipar a los creyentes con una sabiduría divina a fin de enfrentar con la confianza las situaciones diarias.

Por otro lado, el ministerio profético está dirigido a revelar la voluntad de Dios para Su pueblo. Los profetas reciben directamente de Dios los mensajes necesarios para que el pueblo de Dios esté consciente de Su dirección y rumbo. Esto incluye la profecía de advertencia, pero también se enfoca en exhortar al pueblo de Dios a vivir en santidad y obedecer los mandamientos.

Ventajas del ministerio apostólico y profético:

-Ayuda a guiar y dirigir al pueblo de Dios a través de la Palabra de Dios.
-Muestra la voz de Dios al mundo.
-Libra al pueblo de Dios de los peligros de la desobediencia.
-Exhorta a los creyentes a vivir vidas santas.
-Confirma la autoridad de la Palabra de Dios.
-Edifica y equipa a los creyentes.
-Rellena el vacío espiritual en el mundo.
-Restaura la visión de la Iglesia del Señor.

¿Qué es un movimiento apostólico?

Un movimiento apostólico es un movimiento religioso cristiano con raíces en la Iglesia primitiva. La idea principal detrás de un movimiento apostólico es la restauración de la Iglesia hacia su estado original en tiempos bíblicos. Esto significa que los creyentes siguen los principios, doctrinas e instrucciones que se encuentran en el Nuevo Testamento de la Biblia.

Los principales objetivos de un movimiento apostólico son:

  • Restaurar el concepto de una Iglesia basada exclusivamente en el Evangelio.
  • Crecer espiritualmente mientras se busca la comunión con Dios.
  • Servir a todos con devoción y fidelidad.
  • Explicar, defender y promover el Evangelio de Jesucristo.

Un principio clave dentro del movimiento apostólico es la necesidad de un liderazgo compuesto por un apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro (Efesios 4:11-13). Estos líderes sirven en la misión de Dios de llevar Su Palabra a todo el mundo.

Al igual que en tiempos bíblicos, un movimiento apostólico busca equipar a sus miembros para una mejor comprensión de la Palabra de Dios, además de motivarles a seguir la salvación alcanzada por Cristo. Se espera que los miembros de un movimiento apostólico sean obedientes a los líderes, permanezcan fieles al Evangelio y apliquen los principios bíblicos a sus vidas.

¿Quién fundó el Movimiento Apostólico y Profético?

El Movimiento Apostólico y Profético (MAP) fue fundado en 1999 por el pastor guatemalteco Jaime Prada. Estuvo inspirado por una serie de encuentros que tuvo con el valle de los pastores, un grupo global de líderes cristianos que se dedicaban a discutir la autoridad bíblica, el ministerio de Dios y el avivamiento de toda la tierra. El MAP es un movimiento interdenominacional y sin fronteras que está comprometido a restaurar el gobierno apostólico y profético entre los cristianos.

Es una organización mundial que desarrolla programas para la educación, formación y comisión de pastores, líderes cristianos y ministros. Tiene como objetivo restaurar el evangelio, la verdad y el propósito de Dios en todo el mundo. Esto se logra a través del equipamiento, la comisión de líderes y la preparación de los diferentes ministerios.

El MAP busca promover el avivamiento y el reavivar la fe de los cristianos. Su visión clara es restaurar un verdadero poder apostólico y profético en los corazones de los creyentes; también proporcionar una plataforma a quienes tienen el llamado de Cristo para ser sus embajadores.

Para lograr esto, el MAP ha creado:

  • Escuelas de Ministerio: Facilita un ambiente para el desarrollo de líderes ministeriales a través de un currículo que incluye lecciones teológicas, hermenéuticas y prácticas.
  • Conferencias: Eventos organizados para impartir conocimiento y motivar a los cristianos para redescubrir la autoridad bíblica, el poder de Dios y el cumplimiento de Su grande propósito.
  • Redes de Líderes: Programas globales que conectan a líderes para conectarse entre sí y colaborar en la restauración de gobierno eclesiástico osbre la tierra.
  • Coaching y Formación: Procesos de capacitación diseñados para ayudar a los líderes a desarrollar la autoridad ministerial para ganar vidas para Cristo y edificar iglesias.

El fundador Jaime Prada es actualmente el presidente del Movimiento Apostólico y Profético. Él es un apóstol a nivel mundial con una vasta experiencia en el ministerio. Su llamado es avivar la fe de los cristianos para responder al llamado a restaurar su verdadera identidad junto con el propósito y el plan de Dios.

Preguntas Relacionadas

¿Qué significa el movimiento apostólico y profético?

El movimiento apostólico y profético es una doctrina cristiana contenida en la Biblia. Esta doctrina afirma que Dios ha establecido apostoles y profetas para guiar a la iglesia hacia la madurez espiritual. El propósito de este movimiento es restaurar los cinco ministerios bíblicos a la Iglesia moderna para llevarla a un nivel más alto de santidad, fe y conocimiento de la verdad.

Los Apostoles son un ministerio bíblico que reciben la revelación directa de Dios y y tienen la autoridad para establecer doctrinas y leyes en la iglesia. Los Apostoles también pueden "desatar" o "destruir" obras del enemigo para asegurar que la iglesia se mantenga firmada en la verdad de Dios.

Los Profetas son un ministerio bíblico que reciben revelaciones de Dios para hablar Su Palabra a la iglesia. Los profetas tienen la capacidad de interpretar el pasado, presente y futuro. Esta información es para resaltar el carácter de Dios y para ayudar a la iglesia a discernir entre lo bueno y lo malo.

Además de los dos ministerios principales, hay otros tres ministerios ligados al movimiento apostólico y profético. Estos incluyen:

  • El Pastor: Los pastores orientan y enseñan a la iglesia.
  • El Maestro: Los maestros son aquellos que enseñan la Palabra de Dios con claridad y autoridad.
  • El Evangelista: Los evangelistas son aquellos que comparten la buena noticia de Jesús con aquellos que no lo conocen.

El movimiento apostólico y profético es importante para la iglesia actual, ya que nos ayuda a entender mejor la voluntad y carácter de Dios y nos permite seguir más estrictamente Su Palabra. Al mantener los ministerios de la iglesia vivos y efectivos, los creyentes están equipados para ser seguidores fieles de Cristo. Si la iglesia logra ser verdaderamente obediente a Dios a través de los ministerios bíblicos, entonces ella tendrá el poder para transformar el mundo con el amor de Cristo.

¿Cuál es el papel de los apóstoles y profetas dentro de la iglesia?

Los apóstoles y profetas forman parte de la iglesia; desempeñan un papel muy importante en la vida de los creyentes. Estos ministros fueron elegidos por Dios para orientar, guiar y animar al pueblo de Dios. La Biblia nos da una revelación clara del papel que juegan los apóstoles y los profetas en la iglesia:

  • Testificar acerca de la verdad de Dios. Los apóstoles y los profetas han recibido el don de profecía para anunciar las bendiciones divinas a aquellos que las acepten.
  • Predicar el Evangelio. Los apóstoles y los profetas son los embajadores de Dios, invitando a todos los seres humanos a sumergirse en la Palabra de Dios para así conocer a Dios y guiar sus vidas conforme a Sus principios.
  • Guardar la unidad de la iglesia. Los apóstoles y los profetas han sido llamados a preservar y mantener la unidad de la iglesia, estableciendo la paz entre sus miembros y combatiendo toda forma de desacuerdo.
  • Enseñar la Palabra de Dios. Los apóstoles y profetas tienen el priviligio y la responsabilidad de enseñar la Palabra de Dios para instruir a la iglesia acerca de sus enseñanzas.

Es importante notar que los apóstoles y los profetas tienen una función definida en la iglesia; pero son los líderes laicos de la iglesia quienes tienen la responsabilidad de dirigir a su congregación. Estos líderes son la base sobre la cual se asienta la iglesia y juegan un papel crítico para mantener la estabilidad espiritual de la iglesia, así como la fraternidad y el amor entre sus miembros.

¿Cuáles son los principales elementos de estos ministerios?

Los principales elementos de los ministerios cristianos son:

  • Glorificar a Dios: El objetivo principal de todo ministerio cristiano es glorificar al Señor. Esto se realiza mediante el estudio y la aplicación de la Palabra de Dios, a través del canto de himnos y canciones de alabanza, y por la promoción de los dones espirituales de la congregación.
  • Predicar el Evangelio: Además de dedicarse a la adoración de Dios, los ministerios cristianos tienen como objetivo anunciar el evangelio de Jesucristo a los incrédulos y fortalecer la fe de los creyentes.
  • Servicio a la Iglesia: Los ministerios deben ser una herramienta para servir a la iglesia. Esto incluye ayudar a las personas que estén pasando por problemas, ofrecer asesoramiento a otros miembros de la iglesia y trabajar con otros líderes para desarrollar programas que beneficien a la comunidad.
  • Educación bíblica: Uno de los principales objetivos de los ministerios cristianos es proporcionar educación bíblica a aquellos que desean profundizar en su comprensión de las Escrituras. Esto incluye la enseñanza a los niños, jóvenes y adultos sobre la verdad bíblica, así como la promoción de estudios bíblicos informativos para aquellos que desean avanzar en su conocimiento de la Palabra de Dios.
  • Discipulado: El discipulado es un elemento clave de los ministerios cristianos. El discipulado sirve para formar un vínculo entre maestros y seguidores, así como para compartir la Palabra de Dios y animar a otros a seguir los pasos de Cristo.
  • Ministerios Misioneros: Los ministerios misioneros tienen como objetivo llevar el evangelio a lugares lejanos y hacer discípulos en todos los pueblos. Esto se logra mediante el envío de misioneros a otros países, así como también mediante el apoyo financiero a aquellos que están trabajando en el campo misionero.

¿Cómo han cambiado las ideas sobre el movimiento apostólico y profético a través del tiempo?

El movimiento apostólico y profético ha cambiado significativamente a través del tiempo. Los Apóstoles eran líderes religiosos de la iglesia cristiana cuando el movimiento comenzó, y al principio se reunían para discutir y estudiar la Palabra de Dios. En ese momento, la palabra “apóstol” se relacionaba principalmente con los doce apóstoles escogidos por Jesús para proclamar el Evangelio y hacer discípulos.

Sin embargo, con el paso de los siglos, el papel de los apóstoles se fue ampliando, y la palabra “apóstol” comenzó a ser utilizada para describir a personas que tenían dones espirituales especiales, tales como la profecía o el milagro. Estas personas estaban equipadas para llevar mensajes proféticos de Dios a la iglesia, y eso los convirtió en líderes proféticos dentro de la iglesia cristiana.

A medida que avanzaba el tiempo, el movimiento apostólico y profético se convirtió en una gran parte de la historia religiosa cristiana. Comenzaron a surgir más ministerios experimentados proféticos, dando lugar a la emergencia de líderes proféticos auto llamados por Dios para llevar una palabra a la iglesia. A lo largo de la historia, esas palabras proféticas han tenido un profundo impacto en las vidas de muchas personas.

Ya en el siglo XX, este movimiento evolucionó aún más, llegando a convertirse en un ministerio específico dentro de la iglesia cristiana. Muchos profetas y apóstoles comenzaron a enseñar sobre la importancia de desarrollar una relación más profunda con Dios y sus dones. Se hicieron más populares las reuniones de fomento de las profecías, así como se habló más acerca de la dirección y la unción que los líderes proféticos deben tener para llevar el mensaje de Dios.

Hoy, el movimiento apostólico y profético es mucho más grande de lo que solía ser; hay muchas iglesias y ministerios que abrazan estas enseñanzas y usan las dones proféticas para edificar y fortalecer a la iglesia. En la actualidad, los líderes apostólicos y proféticos son respetados y considerados como parte vital de la iglesia.

Los Apóstoles y Profetas de hoy tienen un papel importante en la Iglesia, donde sirven como guías espirituales, discipuladores y líderes de oración. Están equipados con la gracia y la unción para dar palabras proféticas a las personas y ministrar con el Espíritu Santo. Entre sus responsabilidades se encuentran el enriquecimiento y la edificación de la iglesia, y su trabajo es vital para la creciente fe en Cristo.

¿Qué efecto ha tenido el movimiento apostólico y profético en la Iglesia hoy en día?

El movimiento apostólico y profético ha tenido un gran impacto en la Iglesia de hoy. Esta influencia se debe a su enfoque en la restauración de los principios bíblicos tradicionales, el fortalecimiento de la iglesia local y el desarrollo de líderes de la iglesia.

Restaurar principios bíblicos: El movimiento apostólico fue nombrado así debido a su enfoque en restaurar los principios bíblicos originales que fueron establecidos por los apóstoles de Jesucristo. Estos principios son fundamentales para toda vida cristiana, como los dones espirituales, las santas reuniones, etc.

Fortalecer la iglesia Local: También ayuda a fortalecer la Iglesia local mediante el reconocimiento de la autoridad de los líderes de la iglesia y el respeto por sus órdenes. Esto ayuda a mantener la disciplina e integridad dentro de la iglesia.

Desarrollar líderes de la iglesia: Finalmente, el movimiento apostólico también se enfoca en desarrollar a los líderes de la iglesia, alentando a los miembros a desarrollar nuevas habilidades y conocimientos. Esto aumenta la confianza y el compromiso de los líderes, mejorando así la calidad y eficiencia de la iglesia.

Conclusión

En conclusión, el movimiento apostólico y profético es una fuerza de renovación en la iglesia, que se extiende desde los primeros días del cristianismo hasta el presente. Estos ministerios unen a la iglesia alrededor de los mismos principios bíblicos, promoviendo el crecimiento espiritual, la edificación y la comunión entre los creyentes.

Estos ministerios son parte integral de la obra de Dios, y sirven para capacitar a los individuos para que actúen como embajadores de Cristo. A través de ministros talentosos y dedicados, el movimiento apostólico y profético ha contribuido a la realización de la visión de Dios para la iglesia, por lo tanto, nosotros, como creyentes, debemos valorarlo y honrarlo.

  • Los ministerios apostólicos y proféticos mantienen a la Iglesia unida alrededor de los mismos principios bíblicos.
  • Estos ministerios sirven para capacitar a los creyentes para actuar como embajadores de Cristo.
  • El movimiento apostólico y profético ha contribuido a la realización de la visión de Dios para la iglesia.
  • Como creyentes, debemos honrar y valorar el movimiento apostólico y profético.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir