El Costo De Seguir A Cristo

Según el evangelio, Jesús nos enseñó que el costo de seguirle es alto, pues hay que amar a Dios y a nuestros semejantes como a nosotros mismos. Aceptar este reto involucra un esfuerzo supremo para obedecer los mandamientos divinos, es decir, debemos:

  • Amar a Dios por sobre todas las cosas desde el corazón.
  • Cumplir todos los preceptos ensenados por Jesús.
  • No practicar la hipocresía.
  • Compartir el conocimiento de la palabra de Dios con los demás.
  • Tener fe en Dios ante cualquier circunstancia.
  • Vivir en santidad, apartándonos de toda maldad.
  • Respetar a Dios, al prójimo y a nosotros.

Seguir a Cristo conlleva un costo importante en nuestras vidas, ya que requiere de un compromiso total hacia el Señor, sacrificar nuestros deseos y bienes materiales por la gloria de su nombre. Además, necesitamos vencer la tentación del pecado y vivir una vida de arrepentimiento, confesión y perdón.

Es necesario mantenernos fieles a la palabra de Dios, aun cuando las circunstancias sean difíciles. Debemos ser conscientes de que el costo para seguir a Cristo no involucra solo un camino recto, sino también un amor por los demás.

Nuestro Señor nos promete una recompensa grandiosa en el cielo si somos obedientes a SUS mandamientos. Pero es importante recordar que el precio de la salvación es el don de la vida de Jesús por nosotros, y por lo tanto, sólo El, merece la gloria y toda la honor.

Índice
  1. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cuáles son los sacrificios que un cristiano debe hacer para seguir a Cristo?
    2. ¿Qué significa el concepto bíblico "abandonar todo" al seguir a Cristo?
    3. ¿Qué ventajas obtienen los cristianos por poner a Cristo en primer lugar?
    4. ¿Cómo podemos superar las tentaciones y comprometernos con Jesús como nuestro Señor?
    5. ¿Cómo equilibrar nuestros deseos naturales con los requerimientos de Cristo para seguirlo?
  2. Conclusión

Preguntas Relacionadas

¿Cuáles son los sacrificios que un cristiano debe hacer para seguir a Cristo?

Los cristianos buscan seguir a Cristo cada día. Esto requiere un compromiso sincero con la Palabra de Dios, para entender cómo vivir de tal manera que agrade a Dios. Como todos sabemos, esto no es fácil al principio. Se necesita una firme decisión y sacrificios para seguir a Cristo.

Un cristiano debe hacer varios sacrificios para seguir a Cristo. Estos incluyen:

  • Amor incondicional a Dios: el primer mandamiento es amar a Dios de todo corazón, alma, mente y fuerza. Esto significa que debemos amar a Dios por encima de todo lo demás en nuestras vidas, incluyendo a nuestras familias, amigos, carreras e intereses personales.
  • Servicio a los demás: también debemos amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos. Esto significa practicar la bondad, la generosidad y el compartir con otros, especialmente con los más necesitados.
  • Esfuerzo en oración: mantener comunicación constante con Dios durante la oración es esencial para nutrir una relación con Él y para obtener Su guía y perspectiva. La oración nos ayuda a recordar diariamente quién está en el centro de nuestras vidas.
  • Estudiar la Palabra de Dios: ponemos a prueba nuestra lealtad hacia Dios cuando tomamos el tiempo para leer, estudiar y meditar en Su Palabra. Esto nos ayuda a entender mejor los principios bíblicos que debemos seguir para honrar y glorificar a Dios.

Estos sacrificios son importantes, ya que nos ayudan a construir relaciones más profundas con Dios y a seguir Su voluntad. Cuando creamos espacio para Dios en nuestras vidas, Él nos guiará y nos bendecirá. De esta manera, llegaremos a entender mejor el Evangelio de Jesucristo y a compartirlo con otros.

¿Qué significa el concepto bíblico "abandonar todo" al seguir a Cristo?

Según la Biblia, el concepto de "abandonar todo" al seguir a Cristo significa que los discípulos deben renunciar a todos sus bienes materiales y a sí mismos para servir a Dios. Esto significa que los discípulos de Cristo deben renunciar a su egoísmo y a sus necesidades personales para abrazar la voluntad de Dios por encima de todas las cosas. El concepto es uno de los principios fundamentales para aquellos que desean ser discípulos de Jesucristo.

El principal motivo para abandonar todo es el amor a Dios . Todos los discípulos deben tener un profundo amor por Dios y comprometerse a seguir Sus caminos antes de comprometerse con cualquier otra cosa. Deben estar dispuestos a sacrificar lo que sea necesario para servir a Dios y cumplir Su voluntad. Jesucristo dijo: "El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame" (Lucas 9:23). Esto significa que los discípulos deben estar dispuestos a morir para sí mismos para servir a Dios.

Los discípulos también deben tener un desprendimiento de todos los bienes materiales. Esto significa que los discípulos no deben permitir que sus bienes materiales se interpongan entre ellos y Dios. La Biblia dice: "Por tanto, no codiciesis la vida mundana, ni las cosas que se ven; porque los deseos de la vida presente son enemigos de Dios..." (Santiago 4:4). Esto significa que los discípulos deben deshacerse de todo lo que los distraiga de servir a Dios.

¿Qué ventajas obtienen los cristianos por poner a Cristo en primer lugar?

Los cristianos tienen mucho que ganar al poner a Cristo en primer lugar. Al hacerlo, los seguidores de Jesús reciben su misericordia, gracia y fuerza para vivir una vida plena en espíritu y verdad. La Palabra de Dios nos dice que: "Si alguno de vosotros tiene necesidad de sabiduría, pídasela a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada" (Santiago 1:5). Esto es un recordatorio de que cuando les damos primacía a Jesús, El nos otorga una variedad de bendiciones que incluyen:

  • Un sentido de propósito y dirección: Cuando buscamos a Cristo en primer lugar, entendemos nuestro propósito en la vida, que es servir a Dios y compartir el evangelio. Esta prioridad nos conduce por el camino recto mientras nos guía para lograr nuestros objetivos en la tierra.
  • Una relación con Dios: Poner a Cristo en primer lugar nos otorga una relación más cercana con Dios. Esto nos permite acercarnos a Dios en oración, escuchar Su voz, conocer Su carácter y experimentar Su amor de manera más profunda.
  • Un conocimiento de la verdad: Cuando ponemos a Cristo en primer lugar, comenzamos a entender mejor la verdadera Palabra de Dios. Esto nos ayuda a crecer espiritualmente y aumenta nuestra conciencia de la verdad del Señor.
  • Fuerza y seguridad: Los cristianos que buscan a Cristo en primer lugar encuentran seguridad y fortaleza al abrazar la promesa de que nuestra vida está en Sus manos. Esto nos da la serenidad para afrontar cualquier situación con confianza, sabiendo que Dios está caminando con nosotros.

¿Cómo podemos superar las tentaciones y comprometernos con Jesús como nuestro Señor?

Cada uno de nosotros es vulnerable a las tentaciones, ya sean pequeñas o grandes. De hecho, el mismo Jesús fue tentado durante su ministerio terrenal, pero él la superó y se mantuvo fiel a Dios. Por lo tanto, la pregunta no es si vamos a ser tentados, sino cómo podemos superar estas tentaciones y comprometernos con Jesús como nuestro Señor.

Hay varias maneras en que podemos superar las tentaciones y comprometernos con Jesús:

  • Mantén tus sentidos bajo control. Como hijos de Dios, necesitamos controlar lo que entra por nuestros sentidos. Si estamos expuestos a situaciones o contenido que nos llevan a tentaciones, es importante evitarlos para evitar la tentación.
  • Aprende de Jesús. Jesús es nuestro ejemplo perfecto en todas las cosas, incluyendo la manera en que superó las tentaciones. Estudia la vida de Jesús, las enseñanzas que nos dejó y cómo superó las tentaciones y deja que eso te guíe en tu vida.
  • Oración. Es importante orar diariamente para pedirle a Dios ayuda para superar las tentaciones. Debemos recordar que Dios escucha nuestras oraciones y que él quiere ayudarnos.
  • Usa la Palabra de Dios. La Biblia contiene las respuestas a muchos de nuestros problemas, incluyendo cómo superar las tentaciones. Estudia la Palabra de Dios y deja que ella te guíe y te dé fuerza para resistir las tentaciones.
  • Conéctate con otros cristianos. Estamos llamados a edificarnos los unos a los otros y a orar unos por otros. Cuando estés pasando por una batalla con la tentación, conéctate con otros cristianos para buscar apoyo y animarte mutuamente.

Todas estas son formas en que podemos comprometernos con Jesús y superar las tentaciones. Al ser fieles a Jesús como nuestro Señor, encontraremos la paz que necesitamos para vivir de acuerdo a su voluntad.

¿Cómo equilibrar nuestros deseos naturales con los requerimientos de Cristo para seguirlo?

En la vida cristiana, es un desafío equilibrar nuestros deseos naturales con los requerimientos de Cristo para seguirlo. Debemos evaluar honestamente nuestras motivaciones y nos debemos comprometer a ser los testigos de Cristo, como El nos ha llamado a ser. Busquemos el equilibrio entre nuestro deseo natural de disfrutar del tiempo con la familia y amigos, y comprometernos a compartir el Evangelio.

Para ayudarnos a encontrar tal equilibrio, aquí hay algunas cosas a considerar:

  • Nuestra identidad en Cristo. La Palabra de Dios nos dice que somos hijos e hijas de Dios y que somos nuevas criaturas en Cristo Jesús. La Biblia nos advierte que si somos guiados por los deseos de nuestros corazones, es probable que seamos desviados y que no reconozcamos la voluntad de Dios para nuestras vidas.
  • Haga las elecciones correctas. Las decisiones que tomamos determinan el camino que seguimos. Hacer elecciones sabias nos ayuda a mantenernos en la recta senda que hemos decidido seguir.
  • Examine sus intenciones. Es importante evaluar nuestras intenciones con cuidado para garantizar que estamos obedeciendo a Dios. Si nuestro objetivo es complacer a nosotros mismos antes que a Él, entonces probablemente estamos comprometiendo nuestra relación con Dios.
  • Busque el consejo de otros. Debemos buscar el consejo de los que nos rodean, especialmente aquellos que tienen experiencia en la vida cristiana. Al pedir consejo y sabiduría sabremos cuáles son las opciones correctas para tomar.

Encontrar un equilibrio entre nuestros deseos naturales y los requerimientos de Cristo para seguirlo no es fácil. Los requerimientos de Cristo son altos, pero no imposibles de cumplir. Abandonar nuestros propios deseos, nuestra propia voluntad, nos permitirá entender de mejor manera cómo llevar acabo la voluntad de Dios.

Esto no significa que uno abandone las actividades normales como salir con amigos o pasar tiempo en familia. Significa que uno debe buscar los medios para cumplir la voluntad de Dios y hacer lo correcto aún cuando nuestros deseos naturales nos dicen lo contrario.

Conclusión

El costo de seguir a Cristo puede ser alto, pero también viene con una recompensa infinitamente mayor. Aunque el camino de Jesús puede parecer difícil, las bendiciones que recibimos al seguir sus enseñanzas superan cualquier sacrificio que hagamos. Debemos levantarnos y confiar en Dios para guiarnos por el camino correcto. Aquí hay algunas formas en que podemos vivir según los principios de Cristo:

  • Mantener nuestros corazones puros y nuestra mente abierta. Debemos contar con la sabiduría y orientación de Cristo para tomar decisiones.
  • Practicar la caridad y el servicio. Cristo nos enseñó a servir a los demás, a ser generosos con nuestro tiempo, talentos y recursos.
  • Ser humildes y reconocer nuestras vulnerabilidades. Es importante recordar que todos necesitamos el amor y la gracia de Dios.
  • Depender de Él en todas las áreas de la vida. Debemos buscar su dirección y guía para nuestros planes, ya sea para nuestros negocios, carrera o relaciones.

Seguir a Cristo siempre tendrá un costo. Sin embargo, con una fe profunda, humildad y disposición para desafiar lo convencional, recibiremos a cambio una vida abundante y llena de bendiciones. La decisión final es nuestra, y estamos llamados a hacer la elección correcta.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir