Dios Siempre Estará Con Nosotros: Aprendiendo De La Promesa De Jesús En Juan 14:18

La promesa de Dios de estar con nosotros es una promesa que ha sido repetida con frecuencia a lo largo de las Escrituras. En el Evangelio de Juan, el Señor Jesús declara: "No se decaiga vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí" (Juan 14:1). Estas palabras son alentadoras porque nos recordaron que la presencia de Dios siempre seguirá con nosotros y nos dará fuerza en momentos difíciles.

La promesa de Jesús para estar con nosotros es una de las más bellas e íntimas promesas de la Biblia. Él mismo dice: "Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20). Esta promesa es reconfortante, puesto que nos asegura que no estamos solos. Aunque experimentemos pruebas, retos, dificultades y caminemos bajo la sombra de la muerte, podemos confiar en que Dios siempre estará con nosotros.

Juan 14:18 promete que Dios no nos dejará nunca. Jesús dijo: "Yo no os dejaré huérfanos; volveré a vosotros." Estas palabras son una gran bendición para aquellos que tienen su esperanza puesta en el Señor. Significan que, aun cuando hayamos pasado por el 'valle de las sombras' de la vida, El no nos abandonará y siempre estará allí para animarnos.

Dios ha prometido ser nuestro refugio, escudo y defensor. Él nos afirma que nos mantendrá fuertes a través del camino difícil. Sabemos que Dios escucha nuestras oraciones y nos ofrece dirección a través de su Palabra. Él nos ofrece el gozo de los salvos, la paz que sobrepasa todo entendimiento y un amor inagotable. Al igual que los padres humanos nos enfrentan con el amor y la gracia de Dios, Él nos da sentido de pertenencia, identidad y significado en la vida.

Algunos beneficios y consuelos que recibimos cuando nos aferramos a la promesa de Jesús son los siguientes:

  • Nuestra esperanza en las circunstancias oscuras nunca desaparecerá
  • Nuestra fe nunca se ablandará ni desaparecerá
  • Nuestra confianza estará siempre en el Señor
  • Dios nunca nos rechazará ni nos dejará solo
  • Siempre será nuestro protector y consolador

Aprendamos a confiar en la promesa incondicional de Jesús de que Él estará con nosotros siempre, porque nos da la fuerza para seguir adelante y perseverar en la vida aun cuando nos encontremos con muchas pruebas y dificultades. Acudamos al Señor, él está siempre dispuesto a ayudarnos en nuestras necesidades.

Índice
  1. ¿Que nos enseña Juan 14 18?
  2. ¿Que nos enseña el capítulo 14 de Juan?
  3. ¿Cuál es el mensaje de Juan 14 16?
  4. ¿Que nos enseña Juan 14 21?
  5. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cuál es la mayor promesa de Dios de estar siempre con nosotros para el cristiano?
    2. ¿Por qué es una bendición para la humanidad que Jesús haya prometido a sus seguidores que Dios siempre estará con nosotros?
    3. ¿Qué efecto beneficioso tendrá en nuestras vidas que Dios esté cerca?
    4. ¿Cómo podemos afirmar nuestra fe en esta promesa de Dios de estar siempre con nosotros?
    5. ¿Cómo puede ayudarnos Juan 14: 18 a descubrir el propósito de Dios para nuestras vidas?
  6. Conclusión

¿Que nos enseña Juan 14 18?

Juan 14:18 es uno de los versículos más conocidos del Evangelio según San Juan. Aquí, el Señor Jesús está hablando con sus discípulos por última vez antes de ser crucificado. En este versículo Jesús nos presenta un hermoso mensaje: "Yo no os dejaré huérfanos; volveré a vosotros".

Es importante entender que, en Juan 14:18, Jesús promete que nunca nos dejará a nuestro destino. Él promete enviarnos al Espíritu Santo como su representante para motivarnos y guiarnos. Esta promesa nos asegura que podemos contar con la presencia constante y el apoyo de Dios, incluso cuando estamos pasando por momentos difíciles.

El Señor Jesús también nos enseña que:

  • Nunca estamos solos: Al prometer estar con nosotros mediante el Espíritu Santo, Jesús nos da el consuelo de que siempre hay alguien que nos ama y que está ahí para nosotros.
  • Necesitamos el Espíritu Santo en nuestras vidas: el Espíritu Santo nos da la fuerza y ​​el poder para vivir según la voluntad de Dios. El Espíritu Santo nos ayuda a ver las cosas de otra manera y nos da motivación para llevar a cabo obras buenas.
  • Tenemos que confiar en Dios: Al prometernos este consuelo, Jesús nos dice que debemos tener fe en Él, sin importar lo que suceda. Cuando nos entregamos a Dios, somos capaces de encontrar paz y tranquilidad en la tormenta de la vida.

¿Que nos enseña el capítulo 14 de Juan?

El Capítulo 14 de Juan nos enseña la promesa de Jesús de que siempre estará con nosotros para guiarnos, consolarnos y darnos una presencia de paz. Esta promesa es aplicable tanto a los seguidores de su tiempo como a todos aquellos que lo siguen hoy en día.

Jesús hará posible que todos podamos estar en unión con Él. En el versículo 18, Jesús les dice a sus discípulos: “No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros”. Esto significa que no estamos solos; Dios siempre nos está guiando para guiarnos por el camino correcto. Incluso cuando parece que no hay salida, Jesús siempre está listo para darnos fuerza, guía y esperanza.

Además, el capítulo también nos habla del amor de Dios por nosotros. En los versículos 27 al 28, Jesús dice: "La paz os dejo, mi paz os doy; no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo". Estas palabras de Jesús nos recuerdan que Dios nos ama y que nos provee una calidez, perdón y consuelo para todos nosotros.

El capítulo también nos enseña a confiar en Dios. En el versículo 29, Jesús dice: "Yo he hablado estas cosas para que en mí tengáis paz". Esto demuestra que Jesús nos insta a confiar en Él y en Su Palabra. Sabemos que depende de nosotros seguir Su Palabra y vivir de acuerdo a Sus enseñanzas.

Finalmente, el Capítulo 14 de Juan nos habla sobre la importancia de pasar tiempo con Dios e interactuar con otros. En los versículos 15-17, Jesús les dice a Sus discípulos que el padre les dará el Espíritu Santo. Esto significa que podemos pasar tiempo con Dios cada día, orando y estudiando la Palabra. Además, debemos buscar tiempo para interactuar con nuestros hermanos y compartir los dones que Dios nos ha dado.

¿Cuál es el mensaje de Juan 14 16?

En el Evangelio de Juan 14:16, el Señor Jesucristo le dice a sus discípulos: "Yo soy la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí". El significado de esta cita bíblica es que todos los creyentes deben confiar en Jesús como su única fuente de salvación y vida eterna. Él es el único camino para llegar a Dios y disfrutar de una relación con Él. Jesús fue el único que murió por nuestros pecados para darnos el don de la vida en abundancia.

Mensaje de Juan 14:16:

  • Jesús es el único camino hacia Dios.
  • Confía en Jesús como tu única salvación.
  • Acepta el don de la vida en abundancia ofrecido por Jesús.
  • Ejercita la fe en Jesús para vivir una vida abundante.
  • Experimenta el amor de Dios por medio de Jesús.

Es importante comprender que el mensaje de Juan 14:16 es que Jesús es la única forma de acceder a la salvación. A través de Él, encontraremos la verdad y la vida. Solo con Él podemos tener una relación personal con Dios Padre, que ha demostrado su gran amor a través de Jesús, entregándonos dones maravillosos, como la vida eterna.

¿Que nos enseña Juan 14 21?

Juan 14:21 nos enseña que "el que tenga mi mandamiento y los guarde, ese es el que me ama; y el que me ame será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él". Esta versículo se refiere a los actos del amor y la obediencia. Aquellos que obedecen los mandamientos de Dios son aquellos que realmente lo aman. El Señor promete amor incondicional a aquellos que lo aman de verdad.

Aquí encontramos tres conceptos fundamentales:

  • Amar a Dios.
  • Obedecer sus mandamientos.
  • Recibir el amor de Dios.

El amor y la obediencia a Dios deben ir juntos, y ambos deben ser obtenidos del Señor. Si nosotros nos acercamos a Él con el corazón abierto de arrepentimiento para admitir nuestros pecados, haremos un pacto de obediencia a los mandamientos de Dios. A medida que nos acerquemos más a Él, seremos testigos de Su gran amor y misericordia. Él nos mostrará Su presencia y Su gracia, y nos dará el privilegio de ser sus hijos. Cuando somos obedientes y fieles a Sus mandamientos, Él nos muestra Su amor y nos promete compañía y satisfacción.

Preguntas Relacionadas

¿Cuál es la mayor promesa de Dios de estar siempre con nosotros para el cristiano?

La mayor promesa que Dios ha hecho a los seres humanos es su presencia constante y fiel a nuestro lado. Para el cristiano, esto significa una relación profunda con Dios, el Creador de los cielos y de la tierra. Por lo tanto, como un regalo de amor, Él nos garantiza que nunca nos dejará ni nos abandonará.

Esto es lo que dice la Biblia:

  • “Y no temas, porque yo estoy contigo; no te desanimes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; sostendré tu diestra con mi justicia” (Isaías 41:10).
  • “No os dejaré, ni os desampararé” (Hebreos 13:5).
  • “Siempre estaré contigo; hasta el fin de los tiempos” (Mateo 28:20).

Es bien sabido que el Señor nos da un nuevo comienzo a cada día, protege nuestros pasos y nos da paz. En la vida cristiana, la confianza y el amor en Dios dan lugar a la esperanza, una esperanza que nunca decepciona. Cuando leemos la Biblia, vemos que Dios es compasivo, misericordioso y siempre está presente para liberarnos de todo lo malo. La promesa de Dios de estar siempre con nosotros es el regalo más preciado que Él nos da; este mismo regalo es aquel que nos lleva a ser más santos y a tener la capacidad de agradarle a Él a través de nuestras acciones y palabras.

Por lo tanto, los cristianos debemos recordar este gran regalo que Dios nos ha otorgado. Ya no tenemos que temer sabiendo que Dios está con nosotros en todos los momentos de nuestras vidas. Todo lo que necesitamos es recordar esta maravillosa promesa que Dios ha hecho y buscar Su presencia cada día. ¡Dios nos ama incondicionalmente y siempre estará a nuestro lado!

¿Por qué es una bendición para la humanidad que Jesús haya prometido a sus seguidores que Dios siempre estará con nosotros?

Es una bendición que Jesús nos haya prometido que Dios siempre estará con nosotros. Esto significa, que cuando experimentamos tiempos difíciles o dolorosos, sabemos que podemos acudir a Dios para que nos aconseje, nos guíe, nos ayude y nos proporcione alivio y consuelo. Esta promesa nos da esperanza en momentos difíciles, porque sabemos que nunca estaremos solos, y esto nos da alegría. También nos ofrece la posibilidad de compartir nuestras preocupaciones y alegrías con Dios y ser escuchados.

Además, esta promesa nos recuerda que Dios quiere que seamos fieles en nuestro servicio a Él. Siendo así, nos anima a perseverar en las pruebas y a confiar en Él. Esta promesa nos alienta a pasar tiempo con nuestro Salvador, que hay una bendición en estar en Él. La promesa de Jesús nos anima a compartir el amor de Dios con otros, mostrándoles cómo nuestro Dios puede restaurar sus vidas.

Todos nosotros hemos sufrido pruebas y tentaciones y a veces sentimos que nos hemos alejado de Dios. Gracias a esta promesa, sabemos que Dios nunca nos dejará ni nos abandonará. Dios siempre estará para nosotros cuando los demás nos rechacen y nos mostraremos como una luz para los que están en la oscuridad.

Dios constantemente nos extendió Su bendición a través de Jesús al prometernos que Él siempre estará con nosotros. Esto nos ofrece una esperanza y nos recuerda que nunca estaremos solos. Esta promesa nos anima a permanecer fieles a Dios, a pasar tiempo con él, a buscar su dirección y a compartir su amor con los demás.

¿Qué efecto beneficioso tendrá en nuestras vidas que Dios esté cerca?

Un importante efecto beneficioso de que Dios esté cerca es que sentimos un inmenso amor, tranquilidad y compasión. Tener la certeza de que el Señor nos cuida alimenta nuestra fe y nos da la seguridad de que Él siempre velará por nosotros en todo momento y a través de todas las situaciones.

Aquí te presentamos algunos beneficios más:

  • Nuestras angustias y preocupaciones son remplazadas por la paz que Dios nos da y la confianza de que está con nosotros.
  • Dios nos da fortaleza y ánimo para cumplir los desafíos de la vida.
  • Al estar cerca de Dios encontramos el aliento para salir adelante.
  • Si tenemos una relación cercana con el Creador, será más fácil mantenernos enfocados en los principios espirituales y morales.
  • Podemos obtener guía al aprender de la Palabra de Dios.
  • Tener a Dios a nuestro lado nos da esperanza en tiempos difíciles.

Cuando Dios está cerca, nuestras conductas cambian para mejor; ahora buscamos su bondad, nos volvemos humildes, nos volvemos conscientes de nuestro pecado y tratamos de ser justos. La presencia de Dios nos ayuda a discernir entre lo bueno y lo malo. Lo más importante de todo, es que nos acerca a la salvación.

Palabra final: Cuando Dios está cerca de nosotros, es posible vivir victoriosamente, sin temor alguno, pues conocemos la seguridad de que su amor nos acompaña en todo tiempo.

¿Cómo podemos afirmar nuestra fe en esta promesa de Dios de estar siempre con nosotros?

En estos tiempos difíciles, una promesa que nos regala Dios es la promesa de nunca abandonarnos. Esto nos reconforta a nosotros como sus hijos e hijas amados. Muchas veces, el camino se torna abrupto, pero sabemos que Él nunca deja de sostenernos. Es por esto que podemos afirmar nuestra fe en la promesa de Dios de siempre estar con nosotros cuando:

  • Le pedimos que nos acompañe. Siempre podemos acudir en oración para pedir su dirección y que Él nos acompañe durante el camino. Dios escucha los clamores de su pueblo y siempre está listo para proporcionar orientación.
  • Estudiamos y aplicamos la Palabra de Dios. Mediante la lectura diaria de la Biblia, obtenemos una mejor comprensión de lo que él quiere para nosotros. Al comprender mejor cómo llevar a cabo sus deseos, nosotros podemos ampliar el vínculo entre él y nosotros.
  • Confiamos en su promesa. La Biblia es llena de pasajes que hablan sobre la fidelidad de Dios de estar con nosotros. Al recordar estas promesas, podemos estar seguros de que Él nunca nos dejará.

Entonces, aunque la vida tenga sus altibajos, podemos afirmar nuestra fe en la promesa de Dios de estar siempre con nosotros. Sabemos que incluso en nuestros peores momentos, su presencia está ahí, abrigando nuestras almas. Entonces, podemos confiar en que siempre encontraremos consuelo y fuerza divina con Dios.

¿Cómo puede ayudarnos Juan 14: 18 a descubrir el propósito de Dios para nuestras vidas?

Juan 14: 18 dice: "Yo no os dejaré como huérfanos; vendré a vosotros". Este versículo nos enseña que Dios nos promete estar siempre con nosotros a fin de ayudarnos a avanzar en nuestras vidas. Esto nos deja claro que el propósito de Dios para nosotros es que seamos bendecidos con su compañía y amor, tanto ahora como durante toda la eternidad.

Dios quiere mejorar nuestro futuro. En Juan 14: 18, se nos promete un futuro mejorándonos con Su presencia. Puede transformarnos desde adentro, llevarnos desde lo mediocre a lo sobresaliente. Si permitimos que Dios nos guíe, nos guiará por caminos de paz y prosperidad.

Dios quiere derramar su gracia sobre nosotros. Al mismo tiempo, Dios quiere darnos la gracia que necesitamos para cumplir con nuestra misión en la tierra. Nos permite conocerlo más profundamente a través de Su Palabra y nos provee del don de sabiduría para saber cómo responder a situaciones difíciles.

Dios quiere darnos fuerza suficiente para perseverar en su propósito. Por último, nos da la fuerza suficiente para seguir adelante en medio de dificultades. Él nos motiva para que no desfallezcamos, sino que tengamos el entendimiento y la capacidad para realizar los planes que El ha preparado para nosotros.

Conclusión

En conclusión, la promesa de Jesús en Juan 14:18 nos ofrece una gran esperanza para los creyentes en Él. Nos asegura que el Señor siempre estará con nosotros. Ya sea que estemos enfrentando tiempos difíciles o situaciones desesperanzadoras, recordemos que Dios siempre está presente para darnos valor y apoyo. Esta promesa nos ayudará a mantener la fe al pasar por situaciones difíciles.

Como seres humanos, nos gusta sentir el consuelo y la presencia de Dios con nosotros, y Él nos ha prometido su presencia. Esto nos ofrece una profunda esperanza y confianza en que El siempre estará a nuestro lado. Por lo tanto, nosotros, como creyentes en El Señor, debemos:

  • Mantenernos firmes en la fe, incluso en los momentos más difíciles
  • Buscar el consuelo y estabilidad de Dios
  • Depender de Su presencia para cada situación
  • Recordar que El Señor siempre estará con nosotros como prometió.

En definitiva, la promesa de Dios de estar siempre con nosotros nos guiará y nos ayudará a pasar por el día a día de la mejor manera, recordándonos Su presencia, amor y misericordia.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir