¿Cuál Es El Costo De Seguir A Jesucristo?

El costo de seguir a Jesucristo es una de las grandes preguntas que los cristianos nos hacemos. No hay precio para el regalo universal de salvación que Dios nos da, pues nos ha sido entregado gratuitamente para la eternidad. Pero aún así, hay algo que el Creyente debe sacrificar para ser discípulo de Jesucristo.

La primera y más importante demanda de seguir a Jesús es amarlo por encima de todas las cosas y todos los demás. Esto significa que colocamos nuestra devoción y adoración solo en Él, lo cual significa que la debilidades humanas, tales como el placer, el orgullo o incluso el apego a la riqueza terrenal quedan relegados en segundo plano.

Esquivar el camino del pecado también es un requisito para seguir a Cristo. Esto significa que los cristianos evitan cualquier cosa que esté en oposición al Espíritu Santo, lo que incluye la mentira, el odio, la codicia y la impureza. También significa que tratamos de vivir de acuerdo con los estándares establecidos en la Palabra de Dios.

Seguir a Cristo también exige un gran nivel de compromiso. Significa que guardamos los mandamientos de Dios, testificamos su amor y misericordia para todos aquellos que no conocen a Jesús y nos esforzamos por ser un auténtico embajador de Cristo. Algunas personas incluso se comprometen a vivir con una consagración especial dedicada exclusivamente a servir a Dios.

Finalmente, el costo de seguir a Jesucristo implica muchos sacrificios. Muchas veces esto significa sacrificar el tiempo, los recursos financieros, la comodidad y hasta los bienes materiales que uno tenga para obedecer la voluntad de Dios.

Índice
  1. ¿Estás Dispuesto a Pagar el Precio? - Juan Manuel Vaz
  2. 10 Cosas Que NO Significan Seguir a Jesús
  3. Preguntas Relacionadas
    1. ¿Cuáles son los beneficios de seguir a Jesucristo?
    2. ¿A qué sacrificios me enfrentaré al seguir a Jesucristo?
    3. ¿Qué sucede si opto por no seguir a Jesucristo?
    4. ¿Cómo me ayuda el Espíritu Santo a seguir a Jesucristo?
    5. ¿En qué partes de la Biblia se menciona el costo de seguir a Jesucristo?
  4. Conclusión

¿Estás Dispuesto a Pagar el Precio? - Juan Manuel Vaz

10 Cosas Que NO Significan Seguir a Jesús

Preguntas Relacionadas

¿Cuáles son los beneficios de seguir a Jesucristo?

Los beneficios de seguir a Jesucristo son innumerables. La Palabra de Dios nos afirma que Él es el Único camino para la salvación, por lo que todos los que siguen a Cristo experimentarán alguno de los siguientes beneficios:

  • Vivir una vida llena de amor: Jesús nos enseña a amarnos los unos a los otros como Él mismo nos amó. A través de Él podemos recibir el amor que necesitamos y también aprender a amar a los demás.
  • Tener libertad de miedo: Jesús nos libera de los temores y miedos que tenemos de la vida, así como aquellos que tenemos del futuro. Él nos da una nueva perspectiva, la cual nos permite estar libres de aquellas cosas que nos hacen sentir inseguros.
  • Experimentar paz interior: Cuando somos guiados por el Señor, sentimos paz y comprensión en nuestro corazón, manteniendo nuestras mentes y almas en armonía. Podemos ver una imagen positiva de nosotros mismos y de la vida que nos espera.
  • Caminar en la fe: Jesús nos invita a caminar en la fe, lo que significa aceptar que Él es el único que nos dirige y que nuestra vida depende de Él. Esta fe nos ayuda a superar todos los obstáculos y problemas que se nos presentan a lo largo del camino.
  • Ser perdonados: Jesús nos ofrece el perdón por nuestros pecados. Esto significa que podemos recibir misericordia y compasión de parte de Él, y que siempre estamos a un paso de recibir su amor incondicional.
  • Vivir una vida eterna: Finalmente, todos aquellos que sigan a Cristo podrán vivir una vida eterna con Dios en el cielo. El Evangelio es una promesa de vida y bienestar eterno a aquellos que se arrepienten de sus pecados y creen en el Señor.

¿A qué sacrificios me enfrentaré al seguir a Jesucristo?

La Biblia dice en Lucas 9:23 que para seguir a Jesucristo se requiere que los cristianos estén dispuestos a sacrificar todo, incluso sus vidas. Así que, el sacrificio que tendremos que realizar como verdaderos seguidores de Cristo incluye:

  • Renunciar a nuestro "yo" y aceptar la voluntad de Dios: Debemos renunciar a nuestras propias decisiones y elecciones, y aceptar las órdenes y mandamientos de Dios. Esto significa permitirle llevar el control total de nuestra vida. Debemos entregar todos nuestros tiempos, talentos, dones, fortalezas, recursos y relaciones para el servicio de Dios.
  • Servir a Dios, no a la comodidad: Estamos dispuestos a abandonar y sacrificar la comodidad temporal y terrenal que nos ofrece el mundo y aceptar el sufrimiento en medio de la obediencia a Dios. Debemos estar dispuestos a trabajar y servir a Dios en vez de servirnos a nosotros mismos.
  • Aceptar la Cruz: Debemos prepararnos para cargar la Cruz significando aceptar todos los desafíos de vivir una vida discipulada dedicada a la causa de Cristo, a vagar por el mundo predicando el evangelio, a servir al pueblo de Dios, a llevar la luz de la verdad, a llevar la luz de gozo, a ser testigos de la misericordia de Dios y a favorecer la reconciliación entre las personas.
  • Aceptar el llamado de Dios: Los seguidores de Cristo debemos estar dispuestos a responder al llamado de Dios con un corazón abierto y sin temor. Debemos aceptar los retos e incertidumbres de la vida, aun cuando esto requiera de nosotros abandonar nuestras familias y amigos y despreocuparnos por las consecuencias del cumplimiento de la voluntad divina.
  • Vivir una vida totalmente entregada a Cristo: El cristiano debe estar dispuesto a hacer cualquier cosa necesaria para seguir a Cristo, incluso si esto significa arriesgar su propia vida.

¿Qué sucede si opto por no seguir a Jesucristo?

La decisión de seguir a Jesucristo tiene un gran impacto en nuestras vidas, ya que El es el Salvador de la humanidad. Quienes optan por no seguir a Jesús están alejándose de la santidad y del propósito que Dios procura para nuestras vidas. Cada uno de nosotros tenemos el libre albedrío para elegir, pero las repercusiones de nuestras acciones deben ser consideradas correctamente.

Si optamos por no seguir a Jesucristo, lo primero que sucede es que perdemos la gracia de Dios. Nuestra alma carecerá de la salvación eterna, así como la promesa de amor y misericordia infinitos. Además, nos abstraeremos de los grandes milagros y bendiciones que Él nos ofrece. A continuación se presentan los mayores riesgos a los que nos exponemos al dejar de seguir a Jesús:

  • Perderemos el amor de Dios
  • Permaneceremos lejos de Su gloria
  • Nos perderemos la posibilidad de vivir la vida plena
  • Cuidaremos menos de los demás
  • No seremos llamados hijos de Dios
  • No perteneceremos al Reino de los Cielos
  • Estaríamos sujetos a los engaños del maligno
  • No recibiremos la promesa de redención

Es por esto que es importante entender que seguir a Jesús trae consigo muchas bendiciones. La humanidad fue creada con el propósito de adorar a Dios y al hacerlo, seremos guiados a una vida mejor en la que nuestro destino estará a salvo.

Aceptar el amor y la gracia de Dios significa que viviremos de acuerdo con Sus principios, reconociendo que necesitamos ser guiados por Aquél que nos libera de la condenación eterna. Por lo tanto, una vida sin Jesucristo significa apartarse del propósito original para nuestras vidas.

¿Cómo me ayuda el Espíritu Santo a seguir a Jesucristo?

El Espíritu Santo es el mejor amigo que podemos tener al momento de llevar a la práctica el Evangelio de Jesucristo. Él nos ayuda, nos guía y nos da la gracia necesaria para seguir a Jesús cada día. De hecho, el Espíritu Santo es un regalo precioso que Dios nos ha dado, y al recibir el Espíritu comenzamos una vida santa y piadosa que nos ayudará a permanecer firmes en la fe. Así, debemos entender que el Espíritu Santo no solo nos ayuda a seguir a Jesucristo, sino que nos ofrece la fuerza para no desviarnos de la senda de Dios.

El Espíritu Santo nos llena del poder necesario para que podamos cumplir la Voluntad de Dios. Uno de los beneficios más importantes del Espíritu Santo es que nos da el conocimiento de la Palabra de Dios, el discernimiento para entenderla y la fe para creerla. Además, el Espíritu nos ayuda a comprender y aceptar la santidad y los principios de Dios, y nos infunde gozo al ver los milagros que Dios realiza en nuestras vidas. Esto significa que el Espíritu Santo es un guía muy fiel que nos ayuda a seguir a Jesús con firmeza y convicción, sin importar las circunstancias.

Es por esto que nosotros, como seguidores de Jesús, podemos confiar en el Espíritu Santo para que nos aliente y nos conceda experiencias bajo su dirección. Él nos da el don de la sabiduría, que nos llevará a tomar decisiones correctas basadas en la Palabra de Dios.

El Espíritu Santo también nos da el don de profecía, que nos permitirá anticipar los planes de Dios antes de que sucedan. Esto nos ayudará a identificar situaciones y personas que tratan de apartarnos del camino de Dios. Por último, el Espíritu Santo nos da el don de la perseverancia, que nos hará mantenernos fuertes y constantes en nuestros propósitos de seguir a Jesús.

¿En qué partes de la Biblia se menciona el costo de seguir a Jesucristo?

Al seguir a Jesucristo, hay un costo que debemos pagar. La Biblia menciona ese costo de varias formas en todos sus libros. Comencemos con el Evangelio de Lucas. En el capítulo 9, versículos 23 y 62, encontramos palabras clave acerca del costo de seguir a Cristo. “Entonces él dijo a todos: ‘Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, lleve su cruz cada día y sígame’”. El versículo 62 dice: “Jesús les dijo: ‘Nadie que pone su mano en el arado y mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios’”.

Otros pasajes bíblicos en los que se habla del costo de seguir a Cristo son los siguientes:

  • Evangelio de Mateo 16: 24-26: “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: ‘Si alguno quiere ser mi seguidor, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame’”.
  • Evangelio de Marcos 8: 34-35: “Jesús les dijo: ‘ Si alguno quiere venir conmigo, deje que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y me siga’”.
  • Hechos 14:22: “Affirmarles firmemente que hay que pasar por muchas tribulaciones para entrar en el reino de Dios”.

Por lo tanto, podemos ver que la Biblia expresa claramente el costo de seguir a Jesucristo. Esto implica sacrificar, tenernos que negar a nosotros mismos y tomar nuestra cruz. Tenemos que comprometernos totalmente con Él, y no miramos atrás, sino adelante. Ser un discípulo de Cristo significa vivir cada día según los mandamientos de Dios.

Conclusión

El costo de seguir a Jesucristo puede ser difícil de afrontar al principio, pero los frutos que recibiremos a largo plazo merecerán la pena. Nuestro transitar con Jesús es un camino lleno de desafíos e incertidumbres, sin embargo Él nos ofrece una vida mejor. Él nos liberará de toda injusticia, angustia, depresión y tristeza, ofreciéndonos dones como el amor, la esperanza, el perdón y la salvación.

Nuestra fe en Él debe estar asociada a una gran disposición para confiar en Su Palabra, aceptar Su Señorío y obedecer Sus obligaciones. De acuerdo a Su doctrina, un verdadero discípulo de Cristo debe:

  • Cultivar la humildad.
  • Vivir de manera santa.
  • Amar al prójimo como a sí mismo.
  • Someterse a la voluntad de Dios.
  • Apoyar a la comunidad cristiana.

De hecho, el costo de seguir a Jesucristo no es monetario ni material, sino un costo espiritual y moral. Nosotros debemos entregar nuestras vidas a Dios para que Él nos muestre el camino que debemos tomar, y caminar en La Luz de Su Voluntad de manera fiel y obediente. Nuestra fe debe ser firme en Él, unida a la obediencia a sus mandamientos, para que nosotros podamos alcanzar un nivel de vida divino y recibir Sus bendiciones eternas.

►También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir